cámaras: Nikon D5000


prestaciones profesionales en un cuerpo amateur

La Nikon D5000 nació en un segmento amateur para acercar las capacidades del sensor de la D300 a un mayor numero de usuarios. Como ocurriera con otros modelos de la misma gama de iniciación Nikon, esta cámara recorta prestaciones y medidas con respecto a sus hermanas mayores "profesionales", pero ofrece idéntico potencial a la hora de sacar imágenes de calidad.


La Nikon D5000 plantea colores naturales y un rango dinámico fantástico


En su día venía armada de todas las funciones y capacidades propias de cámaras compactas "bridge", un "live view" bastante usable con pantalla abatible y perfectamente orientable, y video en formato HD. El video es una prestación que se venía solicitando a los modelos réflex y que hoy se ha incorporado incluso en los cuerpos profesionales, pero entonces fue un paso adelante por parte de la marca. Una prestación no demasiado destacable, de hecho no fue demasiado publicitada en los catálogos de la D5000, pero ahí está.


La Nikon D5000 dispone en vivo de prácticamente la mayoría de funciones importantes en el LCD trasero, accesibles rápidamente al pulsar dos veces el botón "info" (con el punto verde abajo a la izquerda) y configurables con flechas y botón OK a la derecha. Como queja los iconos son un poco pequeños, hay que fijar un poco la vista para verlos bien

usabilidad

La D5000, como la mayoría de cámaras de su segmento, obedece a una marcada necesidad de portabilidad, como si hubiera que meter el mayor número de prestaciones en el mínimo espacio y peso. Por mi parte discrepo de esta filosofía para darse el gusto de fotografiar, prefiero un cuerpo de cámara que permita un mejor agarre que tener que cogerlo con la punta de los dedos, aunque no quepa la cámara en un bolsillo. El agarre es fundamental para conseguir buenas fotografías, a la hora de encuadrar y a la hora de disparar en cuanto a estabilidad.

Para fotógrafos ocasionales u noveles me parece mejor opción calidad/precio una buena compacta "bridge" que implicarse en el mundo réflex, pensado para mayores exigencias, y más viendo esta cámara. Posiblemente la mayoría de sus propietarios nunca adivinarán qué tipo de juguete tienen entre manos...


Nikon D5000 con un Nikkor 28-105mm AF-D en función macro a f/8...

Dicho lo menos positivo, la D5000 permite todos los controles de imagen necesarios para realizar fotografías de calidad. Para mi gusto le falta ese punto de tamaño de empuñadura para mejorar el agarre, pero por lo demás tiene funciones y controles de cámara profesional sin lagunas importantes, obviando la carencia de motor AF por supuesto. Permite también muchas opciones automáticas para fotógrafos principiantes despreocupados, así que lo tiene todo. En este sentido es una cámara "redonda".


Los modos de escena acercan la fotografía profesional a los usuarios noveles, con un modo especial añadido "SCENE" que ofrece múltiples modos seleccionables interactivamente por el LCD. A la D5000 no le faltan argumentos para contentar a todo tipo de público.

La batería: Nikon estima la vida de carga de la batería de iones EN-EL9 en la D5000 entre 400 y 2.000 disparos por carga. Lo que no está mal. Y el testigo del nivel de carga es simple pero efectivo, se marca en el marco de la foto por el visor cuando el nivel no está al máximo para acordarnos de ir pensando en recargarla. Esa indicación de nivel funciona, no es tan exacta como en la D80 que devuelve el número de disparos que quedan, pero no falla como en la D70 que marca media carga cuando está a punto de quedarse "seca" y nos apaga la cámara sin avisar. El nivel de carga de la batería de la D5000 es fiable. Y como toda batería de iones de litio, no tiene efecto memoria, luego se puede cargar cuando está a medias sin pérdida de rendimiento: es fácil, cuando vemos que está a media carga la volvemos a cargar, y sin mas complicaciones ni riesgo de quedarnos sin energía en medio de una sesión.

El visor "Visor réflex de objetivo único con pentaespejo a nivel del ojo" es pequeño con una ampliación de sólo 0,78 x, y tiene un 95% de cobertura del encuadre en horizontal y vertical. Para los que hacemos bastante macro con objetivos de enfoque manual es a todas luces insuficiente, como el de muchas otras cámaras del segmento. Siempre está la posibilidad de montar un accesorio de aumento ocular en la zapata del visor, pero para la mayoría de usuarios imagino que será suficiente, sobre todo si auto-enfocan con objetivos de enfoque automático.


ergonomía y construcción

El agarre de la D5000 será siempre un problema para mí, pero también para los que tengan manos mas pequeñas; el plástico de la empuñadura es justo suficiente para coger la D5000 "con la punta de los dedos" y no resbalar pero da cierta sensación de fragilidad. Si cojo la D5000 de forma natural, el pico inferior trasero de la cámara cae en medio de la palma de mi mano y sirve de apoyo sustituyendo al agarre de una empuñadura normal. Posiblemente los usuarios de cámaras compactas consideren que la ergonomía es suficiente, acostumbrados a formatos pequeños, y seguramente un grip no solucionaría si no empeoraría el agarre al no haber tampoco espacio para descansar el pulgar. Eso sí, como ventaja la postura obliga a meter el dedo meñique con los demás para ayudar a la estabilidad, no como me pasa con la D80 sin grip, en el que el meñique se quedaba sin apoyos y "a su bola".

Una pequeña recomendación para usuarios noveles, siempre por norma colgarse la cámara con la correa antes de empezar, para evitar caídas, la sensación de seguridad que da una réflex comparada con una compacta no quiere decir que vaya a rebotar si se cae al suelo. Mucho mejor prevenir y tener por norma ésto de colgársela.

Los acabados son buenos aunque los materiales pecan de "ligeros" para mi gusto. De haber desgaste por el uso normal este se produciría en el pico inferior trasero, que es donde reposa la cámara en vertical en la mano del fotógrafo, o en la hendidura interior de la empuñadura que es donde los dedos hacen fuerza para estabilizar el agarre. Mi pulgar descansa o bien en la rueda de modos o bien en la rueda de control de exposición, y no aprovecho la goma que en réflex mas grandes sirve de apoyo al pulgar.

Es posible que si se cuida adecuadamente esta cámara no debería perder su aspecto nuevo en sus partes supuestamente mas en contacto con la piel y encuentro que la empuñadura sobra, realmente no hace mucha función, en mi caso mis dedos y mano no entran en contacto mas que con la parte interior con la yema de los dedos (!). Parece pensada para un niño o niña de 15 años.

Los materiales dan sensación de ligereza, que no de falta de calidad, y la pantalla LCD abatible y rotatoria en todas direcciones está bien resuelta. Transmite sensación de solidez a pesar de lo ligero del equipo. Quizás una queja sea que el cristal del LCD puede coger polvo en los cantos, al no estar sellado ese espacio. La tapa de la tarjeta SD está bien resuelta pero el cierre de la de la batería da una sensación un poco justa en cuanto a seguridad.

el sistema de menús

De entrada la D5000 dispone del mismo procesador Gen2 que algunas de sus hermanas mayores de la marca. El resultado es una fluidez tremenda, y Nikon no ha escatimado controles para sacarle punta al magnífico hardware: la revisión de las fotografías tomadas es instantánea y fluida, los tiempos de respuesta a los controles están en mínimos, y la D5000 dispone de mil y una funciones para sacar buen rendimiento de la máquina.


El menú "Disparo" de la nikon D5000, entre demás menús princicpales: accesos a todas las funciones de la cámara en navegación en forma de árbol. No es nada cómodo a la hora de disparar, mucho mejor tener costumbre de acceder a las configuraciones por el menú "info" (ver imagen mas arriba), estos menús son muy completos pero es fácil perderse.

Los menús accesibles por el botón "MENU", para mi gusto personal, se organizan de forma caótica. La información que tenemos por el visor de espejo es correcta, para tener control sobre los valores que influyen en la exposición de la fotografía, como obturación, diafragmado e valores ISO seleccionados, con el icono de nivel de batería en la esquina del encuadre. La información del visor se repite y amplia en el LCD trasero de 2,7 pulgadas, que por cierto no se apaga cuando acercamos el ojo al visor, con lo que puede crear reflejos y distraer la vista si lo tenemos pegado al cuerpo. El apagado automático de este LCD se configura en el menú C2, "temporizador apagado automático", con distintas opciones personalizadas para reproducción de menús, revisión de imagen y apagado de la auto-exposición, eso sí, un buen dato.

La cantidad de opciones es considerable, y parece que Nikon ha buscado ofrecer el mayor control posible al usuario, aunque la mayoría de estas funciones no sean de uso frecuente. La multitud de accesos ha debido complicar la organización a los diseñadores del software, tenemos seis menús principales:

Reproducción - Disparo - Configuración personal - Configuración (a secas) - Retoque - Ajustes recientes

La primera nota negativa viene en el menú "Configuración personal", que agrupa en colores distintos sub-menús lo que obliga a un nivel más de navegación, confundiendo un poco. En el siguiente nivel de estos sub-menús se puede navegar con normalidad por todos los sub-menús, sin tener que volver al nivel superior, eso sí. ¿Qué sentido tiene? Debe ser que el menú "Configuración personal" contiene demasiadas funciones y han intentado agruparlas para ayudar al usuario, pero el resultado es que retrasa un paso la navegación.

En general los grupos de menús no me parecen compensados, el menú "reproducción" podría muy bien incluirse en "configuración", y de "configuración personal" podría salir "disparo-pantalla", por poner un ejemplo entre muchos. La verdad es que no me parece que hayan hecho ningún ejercicio de sentido común con la presentación de los menús. Y para colmo, en el menú "configuración personal", que es el que mas funciones agrupa, el primer valor es el de "Restaurar ajustes personalizados": me da miedo tocar ese parámetro, no vaya a tener que volver a configurar todas las funciones que maneja. Además de no poder verlas en el mismo nivel de menú, es decir que convendría antes de tocar esa "restauración" aprenderse de memoria la lista de estas funciones afectadas.

Mal, y poco intuitivo. Pero seguramente conscientes de la complejidad de la navegación por estos menús tenemos un acceso directo a los "Ajustes recientes" que recuerda y permite volver a las últimas modificaciones sin tener que volver a buscarlas, con el que al final no se complican tanto las cosas. Con ésto se puede llegar a perdonar la organización caótica de los demás apartados.

enfoque AF y manual, y disparo

Se trata de una cámara réflex "de iniciación" y sin motor de enfoque en el cuerpo, pero aún así disponiendo de una óptica con motor AF en la misma podemos disfrutar de una buena cámara para captar acción en movimiento. La D5000 tiene un sistema de seguimiento de 11 puntos bien distribuidos por el encuadre, y las opciones habituales de control del sistema, AF único, continuo, automático, por zonas, 3D etc.

Los objetivos AF sin motor (que dependen de la cámara para hacer auto-focus) se deben utilizar para enfocar en modo manual, como los objetivos antiguos Ai o Ai-s manuales. Con éstos manuales se dispone de un punto en el visor que avisa del foco, que va bastante bien, por lo menos mejor que con la Nikon D80 con la que acostumbro a usar con objetivos de foco manual, y se pierde la exposición teniendo que medir "a ojo" lo que estamos haciendo.

live view...

El live-view viene con botón dedicado para encenderlo/apagarlo, y con varios modos que se seleccionan con el botón "info" a la izquierda del botón de disparo. Da lugar a poder grabar vídeo simplemente con activar el modo y pulsar el botón OK. El apartado de vídeo prefiero no comentarlo, no soy gran conocedor y me gusta más la experiencia fotográfica, pero estoy de acuerdo con los que piensan que para vídeo es mejor un dispositivo dedicado. El vídeo de la D5000 no auto-enfoca, para empezar, y creo que ahí lo podemos dejar porque no merece la pena seguir. Se podría, que no lo he probado por falta de interés, enfocar y diafragmar el objetivo en modo manual a la hiperfocal para hacer una secuencia de paisaje por ejemplo, o probar a tirar una foto con un objetivo de enfoque y diafragmado manual para comprobar el enfoque y dejar fijos el foco y la apertura durante la grabación de la película, por ejemplo. Pero resultaría poco práctico para objetos en movimiento.

El live view es usable para fotografiar, sabiendo que es mejor desactivar la previsualización de las imágenes tomadas ("revisión de imagen" en menú "Reproducción"), si no se hace impracticable. El auto-focus es el mayor problema que presenta el live view, puesto que la cámara no utiliza el sistema auto-focus normal a través del espejo, que está bajado en este modo. El manual reza, en modo live view: "AF por detección de contraste en cualquier lugar del encuadre (la cámara elige automáticamente el punto de enfoque cuando se selecciona AF con seguimiento del sujeto)". Cuesta enfocar automáticamente en modo AF, se ve cómo la cámara se pìerde yendo y viniendo buscando un punto donde pararse, de forma bastante significativa.


El modo Live view de la D5000 permite ampliar la zona central para comprobar el foco, pero no permite comprobar las zonas de las esquinas, con lo que la operativa se ve limitada

Para enfocar en modo manual en live view la D5000 ofrece la posibilidad de ampliar la escena para afinar el foco, pero perdemos el encuadre puesto que la ampliación se hace sobre todo el fotograma del LCD. Falta una ventanita que nos recuerde la imagen completa, hay una que simplemente marca el encuadre ampliado en uno de los modos de Live view pero sin mostrar la imagen completa. O al revés sería mucho mejor, que la ampliación se viera en una ventanita sobre la imagen completa. Y el LV carece de la posibilidad de mover esa zona ampliada, se limita a ampliar el centro del fotograma, perdiendo la posibilidad de hacerlo en las esquinas, algo que se agradecería con la cámara montada en un trípode. En cualquier caso la ampliación que ofrece en cinco pasos parece suficiente para por lo menos afinar el foco adecuadamente, ya que en este modo live view se pierde también el testigo de confirmación de foco.


calidad de imagen


La Nikon D5000 con un Nikkor 18-70mm a 18mm y f/8, los resultados son los esperados en situaciones de luz favorable, con excelente contraste de luces y sombras, estas últimas guardando un generosísimo nivel de detalle

La medición de la exposición es muy buena, de lo mejor. Esto significa que el balance de blancos es de mucha calidad, que devuelve colores y escenas muy realistas en diferentes situaciones de luz. La D5000 dispone de un sensor RGB de 420 píxels ya utilizado en otras cámaras de segmento superior como la D90 y D300, no es habitual encontrar una medición de tanta calidad en réflex de entrada, ni tan siquiera en muchos modelos mas avanzados.


La Nikon D5000 ofrece colores exactos gracias a una medición de la exposición impecable

Por otra parte la D5000 cuenta también con el mismo modo ADR "Adaptive dinamic range" que incorporan las D90 y D300. El resultado es simplemente fantástico, aunque sea por software se consiguen imágenes de alto rango dinámico con simplemente seleccionar el modo ADR "auto", la cámara parece no equivocarse y devuelve imágenes tan naturales como realistas con esta función. No llega a los niveles de rango dinámico nativo del sensor de las Fujifilm S3 y S5 Pro, pero no queda muy lejos en cuanto a resultados.


El ADR también puede equivocarse, como en este caso: en la foto de la izquierda el ADR ha mantenido sombras -leves pero con aspecto de artificiales- al no subir los niveles de las sombras cerca de las flores como sí que lo ha hecho lejos de las flores. Después de ver el resultado en la foto de la izquierda, el ADR ha sido desactivado por el fotógrafo en la foto de la derecha, en la que el fondo se mantiene mas oscuro pero la transición entre flores y fondo es perfecta

El ADR (ADL en los menús) en situaciones límite puede dar a lugar a fotografías con menos contraste del esperado. Y en situaciones muy especificas conviene desactivarlo, como en la fotos anteriores de muestra. Pero en definitiva vistos los aciertos en conjunto resulta mejor dejar el ADR activado siempre en automático (A) para la mayoría de tomas, y desactivarlo sólo en casos especiales.


ISOs


Fotografía semi-"macro" con Nikkor 28-105mm a 105mm y f/16: tirada a ISO 800, está ligeramente retocada para rebajar el ruido de luminosidad del fondo, pero mantiene toda la gama de colores saturados de las flores

Los doce megapixels del sensor DX ofrecen una señal con escaso ruido de color a ISOs bajos, y un nivel de ruido general muy contenido hasta ISO 800. Tengo configurado el Auto-Iso en 800, aunque lo desactivo en modo manual (M) donde disparo en la mayoría de situaciones, pero para modos de escena automáticos es el ajuste óptimo. Con este bajo nivel de ruido se pueden sacar fotos de mucha calidad en condiciones de poca luz, permite además diafragmar a voluntad en la mayoría de situaciones, ver foto superior.

Los modos ISO forzados devuelven imágenes lo justo utilizables para ver en un monitor de alta definición, pero quizás no para imprimir a gran tamaño. El "grano" es evidente en zona de luces donde es más visible, pero eso sí, el ruido de color es fuerte pero está bastante controlado. Se pueden usar estos modos forzados para publicar imágenes en Internet, pasan perfectamente por buenas imágenes si las escalamos completas a tamaño de 1000px máximo de ancho o alto, y a este tamaño con un filtro de reducción de ruido las podemos limpiar casi completamente del artefacto. El ruido de color está muy bien controlado, pero eso sí, en ocasiones muy forzadas con poca luz perderemos mucha información de color.


Fotografía "semi-macro" tirada a ISO forzado ISO 6400. está convenientemente retocada para rebajar el ruido general (se podía haber limpiado más) y se le ha dado algo de saturación extra en edición digital, pero es perfectamente usable para publicar en Internet

En conjunto estas tres funciones de medición, ADR y control de ruido con ISOs garantizan un nivel de calidad magnífico, a lo que hay que sumar muchos ajustes adicionales de control en menú "Disparo" > "Gestionar control de imagen", de Nitidez, Contraste, Brillo, Saturación y Tono. Se pueden guardar y personalizar los ajustes, es muy buena utilidad, un acierto.


funciones varias

La alimentación cuenta con un testigo de carga que funciona bien. No llega al nivel de la Nikon D80 con las maravillosas Nikon EN-EL3e que devuelve el porcentaje del nivel de uso en curso y el nivel de vida útil de la batería, pero tiene un control de tres niveles que funciona. El de la Nikon D70, por poner un contra-ejemplo, está mal resuelto y marca media carga cuando quedan pocos disparos.

Sobre la posibilidad de grip, Nikon no ha previsto en ninguna unidad de este segmento de cámaras que se pudiera usar una empuñadura estándar con todas sus funciones. Así que el que quiera se tendrá que conformar con productos de terceras partes que permiten usar dos baterías y prolongar la autonomía de la cámara (que no es realmente necesario por la buena autonomía de las EN-EL9), pero sin posibilidad de disparar con control de la exposición, realizándose ésto a través de la utilidad de infrarrojos. Aunque como digo mas arriba, el grip que originalmente se diseña para ayudar a un mejor agarre en este caso no va a mejorar demasiado este apartado. Y un grip limitaría el movimiento de la pantalla LCD giratoria, otro dato a tener en cuenta.

El flash de la D5000 es configurable en modos TTL (automático) y manual con control de potencia, pero incapaz de configurar un sistema para combinar distintos flashes de forma automática. No dispongo de varios flashes Nikon para probar u comprobar ésto, pero a lo mejor llevan un modo controlador incorporado para comunicarse entre ellos y no depender de la cámara, queda por investigar. El alcance del flash no es demasiado grande, se puede disparar a ISO 200 a 12 metros a una apertura de diafragma de 1.4. A ISO 200 y F/4 llega a unos escasos 4,2 metros... quizás es conveniente o suficiente para fotografía macro, pero poco más, a menos que subamos las ISOs.



En condiciones de poca luz, y no solo en interiores, puede ser necesario retocar el balance de blancos. Si disparamos en RAW (NEF) podemos editar el mismo balance de blancos en el editor de la cámara y sacar JPGs con exposiciones distintas del mismo RAW.

Una opción muy interesante para fotógrafos "no recién iniciados" es, en el menú Retoque, la posibilidad de editar JPGs a partir de los RAW (NEF) almacenados en la tarjeta. La cámara maneja muy bien el balance de blancos incluso en condiciones de poca luz o iluminación compleja como escenas nocturnas con distintas fuentes de luz; en este último caso es muy posible que sea conveniente editar el balance de blancos de forma manual y sacar JPGs del RAW con la iluminación correcta, lo que permite esta D5000 y que debiera permitir toda réflex digital. Bravo Nikon, no sé si lo incorporan cámaras modernas pero no he visto esta función en otros modelos antiguos, como Nikon D80 o D70, ni por ejemplo en la Fuji S3. Nos ahorramos tener que editar balance de blancos y temperatura de color en un ordenador, lo podemos hacer en la cámara, GENIAL.

La Nikon D5000 incorpora una función de control de la distorsión. Probada con un 18-70mm a la focal de 18mm, corrige gran parte de la distorsión de este objetivo. Desconozco si tiene mapeados los datos de cada objetivo que la cámara reconozca y si se realiza por un software de reconocimiento de líneas para todas las lentes, pero funciona bien, sin llegar a quitar toda la distorsión por completo pero solucionando el 80% del problema. El resultado es una imagen limpia de rastros del efecto, que conserva su nitidez, pero eso sí hay que esperar un segundo aproximadamente a que la cámara haga los cálculos hasta que muestra la imagen en el LCD y la graba en la tarjeta. Es mejor dejar desactivada esta función, y activarla en casos especiales.


La Nikon D5000 tiene una utilidad de intervalómetro incorporada que funciona muy pero que muy bien, con la que he montado esta secuencia, en una serie de 9 disparos con 10 segundos de intervalo, el tiempo suficiente para ir dando tiempo a colocarme para la siguiente toma. Faltan dos tomas de las nueve en esta imagen que no he usado, las demás siete han sido suficientes.

La D5000 tiene un intervalómetro incorporado de funcionamiento sencillo, se elige el intervalo, él número de disparos, y se especifica si se quiere empezar a disparar inmediatamente o a una hora determinada (no hay opción día, deberá ser en las siguientes 24 horas). El resultado se puede ver en la foto superior con la D5000 montada en un trípode, pero se me ocurren miles de usos alternativos, como fotografía de estrellas y exposiciones múltiples largas. De eso sabe un rato el amigo y compañero Mario Requena Soro...

Sobre la función de superposición de imágenes del menú "Retoque", la he probado con las mismas fotografías de la secuencia de la foto superior, y no me da resultados exactos. Solo se pueden fundir dos fotos a la vez, y la imagen se iba aclarando según iba intentado añadir mas fotos. Eso sí, las fotos originales de prueba eran NEFs, y las imágenes resultantes de las superposiciones eran también NEFs. Pero es mejor utilizar un programa de edición en este caso para conseguir un resultado decente, un software con el que se puedan editar capas y transparencias.


lo bueno y lo malo

A la D5000 le falta...:

Muy poca cosa. El motor AF en el cuerpo, por supuesto, pero es parte de su filosofía para ahorrar espacio y conseguir un cuerpo de pequeñas dimensiones. Le falta un visor un poco mas grande y algo mas de potencia en el flash. Y poco más, éstas son exigencias que pueden hacer fotógrafos avanzados y profesionales, pero que los recién llegados al mundo réflex no echarán de menos tampoco.


A la D5000 le sobra...:

Pues a mi entender bastantes cosas, pero también dependiendo del usuario al que vaya dirigido. Al ser una réflex destinada al segmento "amateur", las funciones mas avanzadas no se van usar jamás por un usuario que no sepa diafragmar u obturar (...), despreocupado por el ruido o el rango dinámico y que no esté familiarizado con la edición digital de sus fotografías. La función de vídeo defrauda, es de acceso bastante rápido y no admite configuraciones, algo que gustará a los "amateur" de lo fácil pero la calidad de las películas no está "muy allá" que digamos, para entendernos. La función de vídeo de la D5000 no está a la altura, está en las antípodas de la función fotográfica de la cámara. Seguramente Nikon no se la podía haber ahorrado, dado que otras cámaras de la competencia apretaban fuerte con el vídeo en este segmento. En cualquier caso, incluido el vídeo, todo lo que le sobre a esta cámara será muy aprovechable por un usuario con experiencia.

en definitiva...

La D5000 puede servir de segundo cuerpo de fotógrafos avanzados que pueden sacarle todo el partido que permite, eso sí con las limitaciones del tamaño del cuerpo que no permite asirla con firmeza y no poder usar el AF de las ópticas sin motor en el objetivo. Al margen de estas limitaciones la D5000 permite sacar imágenes de calidad profesional. Y para los usuarios noveles o amantes del todo-auto(mático) es una muy buena cámara también, sobre todo si vienen acostumbrados de las "point and shoot" de las que se cogen con una mano, la empuñadura les resultará quizás un paso adelante, y además tendrán cámara "para todo".

 

Nikon D5000

Réflex digital con Sensor CCD 23,6 × 15,8 mm
Píxeles totales: 12,9 millones
Montura Nikon F con contactos AF
Formatos de imagen en pixels: 4288 × 2848 (RAW/NEF, JPG), 3216 × 2136 (JPG) y 2144 × 1424 (JPG) y 3 opciones de calidad para JPG. NEF (RAW) y NEF + JPG
Exposición de 1/4000s a 30s, Bulb
Sincronización del TTL a velocidades de hasta 1/200s.
Flash integrado a f/1.4 200 ISO: aprox. 17m, 100 ISO: 12m
Ráfaga: hasta 4 fotogramas por segundo
Pantalla LCD TFT de 2,7 pulgadas y 230.000 puntos
ISO 200 a 3200 en pasos de 1/3 EV.
ISOs 100 y 6400 forzados
AF único, continuo, manual - zona única, dinámica o automática. 11 puntos de enfoque disponibles.
Alimentación: batería recargable de iones de litio EN-EL9a con cargador rápido MH-23 / adaptador de CA EH-5a
Medidas aprox. 127×104×80mm
Peso: 560 g. sin batería ni accesorios


f
otos y textos por ©2014 Juan Gaston Alonso para masternautas.com