objetivos: Nikon 100mm 2.8 Serie E



calidad de la era analógica

He aquí otro objetivo de la Serie E de Nikon, que no "Nikkor". Uno de éstos que lo hace todo bien, sin ruido, discreto y liviano, pero con la calidad de los grandes, parece que Nikon no conseguía hacer objetivos malos por mucho que se empeñara. Llevo probando varios objetivos de esta Serie E "económica" de los 80´s, y vaya, cómo han cambiado las tornas en estos últimos años en este segmento "de entrada".

El Nikon 100mm Serie E se presenta como un retratero clásico, con una generosa apertura de f2.8 suficientemente luminosa para esta focal y con un bokeh buenísmo. También es una lente con resolución y buenas aptitudes para fotografía de paisajes.


saqué esta foto casi sin querer, con este Nikon 100mm 2.8 E montado en la Fujifilm S3 Pro. La imagen está escalada sin recortar; es la distancia mínima de enfoque, solo tuve que posicionarme para disparar moviéndome un poco hasta ver con nitidez el ojo y las pestañas de "Guapa", que no paraba de moverse. Tenía la velocidad de obturación un poco baja y el sol quemó un poco la foto, pero el alto rango dinámico de la Fuji S3 solucionó el problema. Para fotografiar mascotas o niños en movimiento este objetivo no es el mas adecuado, para algo inventaron el auto-focus, pero si se tiene un poco de paciencia y de arte... en esta ocasión lo mejor con éste y cualquier objetivo en modo manual es dejar fijos el enfoque y la exposición en un punto "razonable", y mover la cámara para clavar el foco.

construcción

A pesar de ser un objetivo exteriormente de plástico tiene montura y mas elementos internos metálicos, como sus hermanos de la Serie E, con lo que el fotógrafo puede respirar tranquilo. La fecha de caducidad de los objetivos réflex intercambiables se adelanta bastante si incorporan plástico en la montura, como muchos modelos modernos, que además incorporan complicados automatismos y electrónica que pueden hacer finalizar su vida útil anticipadamente. Para ser una serie "económica" la Serie E "E Series" demuestra el buen hacer de la marca y que es posible mantener calidad y prestaciones a pesar de la rebaja de costes y precios. Aquí tengo un 100 2.8 E funcionando como un reloj nuevo, treinta años después de ser concebido y fabricado.



Por supuesto no cuenta con mecanismo AF, es un objetivo de accionamiento 100% manual, enfoque y diafragmado. Esta unidad que reseño está en perfecto estado de funcionamiento, no como otro Serie E que dispongo, el 28mm 2.8, que debería llevar a limpiar y engrasar, con el enfoque un poco duro de accionar hasta que no coge un poco de temperatura. Estos Serie E me dan menos confianza que los Ai o Ai-s metálicos "de toda la vida", que son una referencia en cuanto a suavidad de foco. Pero este 100mm se defiende muy bien, si está en buen estado se ve que el enfoque es suave y no se echa de menos el de los Ai Ai-s 100% metálicos.

El cristal frontal no está muy lejos del borde del objetivo y es conveniente usarlo o bien con un filtro protector o bien con un parasol metálico. Abogo por la idea del parasol, aunque el objetivo se defiende muy bien en contraste a plena apertura y aún siendo un tele, pienso que nunca está de mas ese parasol, que puede hacer además la labor de protección de la lente. El cristal trasero está cerca de la montura, así que también conviene tener cuidado a la hora de montarlo o quitarlo de la cámara.

El objetivo tiene una especie de "ventana" con la escala de distancias de foco. El esquema óptico se compone de cuatro elementos en cuatro grupos. Y poco más se puede decir de este objetivo en el apartado de construcción, un objetivo bastante sencillo, en apariencia modesto y discreto hasta en el peso, unos 220 gramos.

calidad de imagen

Como otras ópticas de la Serie E, la calidad no puede defraudar, parece imposible que Nikon se atreviera a poner su nombre en objetivos de mala calidad. Este 100mm lo hace todo fácil: tiene una buena apertura con un nivel de contraste francamente bueno con el diafragma mas abierto, una nitidez espléndida en todas las aperturas y distancias. Solo faltaba que tuviera bien controladas las aberraciones cromáticas... pues las tiene controladas. Tiene un poco de viñeteo a plena apertura, a mí me parece que menos de lo normal, además. Y creo que está todo dicho sobre este apartado, no le veo un solo pero relevante.

Sobre las aberraciones cromáticas, solo forzando, pero forzando forzando, he conseguido sacarle "los colores", a plena apertura f2.8: las hojas verdes de un árbol a unos veinte metros, con la luz solar fuerte detrás de la cámara, contrastando con el cielo completamente azul y sobreexponiendo un punto la fotografía, los bordes de las hojas salían coloreados de azul. Pero creo que es la única foto que de verdad ha puesto de relieve este artefacto. El bokeh tiene también un muy leve tinte en zonas de luces altas, por buscarle peros, pero muy muy leve. Las fotografías con este 100mm 2.8 salen de la cámara muy limpias.

la fotografía de paisaje es otro de los fuertes de este 100mm 2.8, a cualquier apertura. Resuelve muy bien las escenas con una excelente nitidez, la reproducción tonal es muy buena, y mantiene la resolución en las esquinas del fotograma en una cámara DX.

El bokeh es muy bueno en todas las situaciones. En fotografía de proximidad podemos desenfocar el fondo con mucha calidad también a f/8, con lo que tenemos aquí mas opciones para retrato, y qué decir a f/2.8. Esa calidad se consigue a pesar de las siete palas rectas -no redondeadas-, tomen nota los puristas, se notan las siete palas en aperturas cerradas, pero siempre con calidad, no se echa de menos el redondeo de las palas.


muestra del bokeh de este 100mm a f/2.8 montado en una D80, y la nitidez y contraste de los primeros planos. No deja lugar a dudas.

Para los que todavía disparan en JPG, en modo de exposición automática con la Nikon D80 este 100mm devuelve fotos ligeramente saturadas, en su punto, en tonos ligerísimamente mas altos que lo normal, diría que la D80 clava la temperatura de color de este objetivo y devuelve colores bastante naturales con un ligero tono "caliente", muy propio para retrato. En cambio, con la Fujifilm S3 Pro la exposición automática con este objetivo vira a tonalidades frías, a pesar de fijarse la medición como por defecto en 4800º de temperatura de color.


Fujifilm S3 con Nikon 100mm 2.8 E. La imagen ha sido retocada en el RAW (RAF) de la Fuji, que había virado a tonos demasiado fríos.

en definitiva

La Serie E, por los objetivos que llevo probando de la misma, parece más una demostración del poderío de la marca Nikon que un intento de acceder a un segmento de mercado "de entrada" de la época, claro, de hace casi tres décadas en plena "democratización" de la fotografía réflex analógica (no digital todavía). No me atrevo a calificar al 28mm Serie E de objetivo fuera de serie, pero tanto este 100mm como el conocido 75-150mm me parecen dos obras maestras, dos "masterpieces" de la casa.

Por buscarle un pequeño pero, este 100mm enfoca solo a partir de un metro aproximadamente, con lo que no tiene un buen ratio de "macro". A pesar de esto podemos enmarcar flores grandes por ejemplo, pero no vamos a llegar a ampliaciones indiscretas. No se puede tener todo, sólo faltaba


Nikon 100mm 2.8 E montado en la Fujifilm S3 Pro. Una y otra vez se repiten una nitidez casi insultante en el primer plano, y un bokeh de primera.

+ ver mas fotos de este 100mm 2.8 Serie E


Nikon Series E 100mm 1:2.8

Fabricado en Japón, entre Marzo de 1979 y Marzo de 1981 (versión aquí reseñada), una segunda versión con anillo plateado fue fabricada entre Mayo de 1981 y 1985

especificaciones técnicas

Sistema de lentes: 4 elementos en 4 grupos
Angulo de visión 24° 20
Nº de aspas del diafragma 7, rectas
Apertura: f/2.8 - f/22
Distancia mínima de enfoque 100cm aprox
Giro de enfoque 0,35m a infinito: 145º aprox
Tamaño de rosca para filtros 52mm
Dimensiones min. (diámetro x largo) 57.5mm x 49.5mm
Peso 220 g. aprox.
Accesorio: parasol HR-5

Precio de 2ª mano usado en buen estado:
entre 60 y 120 euros

fotos y textos por ©2014 Juan Gaston Alonso para masternautas.com