cámaras: Nikon D50



Nikon D50, precursora de las digitales de entrada de Nikon

Con prestaciones similares a las de su hermana mayor Nikon D70, se presentó este modelo D50 en el año 2005, y fue sustituida en el catálogo del mismo segmento de la marca por la D40 en el 2006.

Echaba de menos mi D70, un modelo con prestaciones sensacionales para la fotografía macro por su altísima velocidad de sincronización de flashes manuales, y adquirí esta D50 que dispone de las mismas habilidades para esta práctica. O casi. Dos modelos que comparten muchas otras características, veremos las diferencias.

construcción y ergonomía

La Nikon D50 me recuerda en este apartado mas a la Nikon D80 que a la D70. Se puede decir que grosso modo es una D70 dentro del cuerpo de una D80. La diferencia mayor con su "hermana pequeña mas avanzada" D80 es el LCD, ligeramente mas pequeño (2" versus 2.5"), y a sumarle otros apartados técnicos, pero básicamente son las mismas dimensiones y sensaciones una vez en uso.

Supera ligeramente el tamaño del LCD de la D70. que es de 1.8", sin embargo la D70 tiene un cuerpo más contundente, cosa que prefiero. La D50 se queda un poco pequeña para poder asirla con firmeza, tengo la misma queja que con la D80, pero a diferencia de ésta la Nikon D50 no admite una empuñadura extra estándar, en este caso deberemos recurrir a grips de fabricantes terceros con funciones limitadas.

El peso es muy contenido, por debajo de 550 gramos sin batería. Unido al de las dimensiones, este dato confirma el espíritu de la cámara, pequeña y apta para movilidad. Es un cuerpo que no va a balancear bien con objetivos pesados profesionales, va mas dirigida a fotografía ocasional, viajes y recreo. Aunque las prestaciones son de cámara semi-profesional, de los tiempos en los que se fabricaba.

La Nikon D70 con un objetivo Nikon 28mm Serie E invertido, usando el flash de la misma cámara en modo manual. Sobran las palabras...


Los acabados son buenos, parecidos a los de la D80, y mejores que los de la D70. Se nota el uso de plástico sobre todo por la sensación de poco peso, pero los remates son finos y sin holguras, y transmite buena sensación de resistencia. La D70 pecaba de un poco "basta" y transmitía sensación de ser más compacta que la D50, pero peor acabada.

La cámara dispone de un motor de enfoque (AF) en el cuerpo, así que es capaz de auto-enfocar con objetivos AF sin motor de enfoque incorporado en el objetivo, como lo incorporan la mayoría de ópticas de última generación. Siendo la D50 un modelo "de entrada" de Nikon se distingue claramente de otras cámaras del mismo segmento por la incorporación de este motor de enfoque, que llevan todas las cámaras de segmentos superiores y profesionales. Esto hace compatible la D50 con todas las funciones de una gama enorme de objetivos. Con una limitación con respecto a cámaras profesionales, y es que no tiene control de la exposición con objetivos "manuales", con éstos se debe pasar a modo manual (M) y ajustar a ojo la exposición de las tomas.

La cámara utiliza baterías EN-EL3 y es compatible con las mas modernas EN-EL3e. Las baterías EN-EL3 a plena carga son capaces según el manual de efectuar 2.000 disparos en las mejores condiciones, o 400 disparos con flash a plena potencia. No he tenido ocasión de realizar una prueba exhaustiva ni de descargar una batería disparando, parece inagotable. Vigilando de vez en cuando el testigo de la batería, cuando veamos que pierde una rayita de nivel, tendremos seguramente mas de 1.000 disparos de margen para recargarla. Con la D70 que parece usar de misma forma estas baterías, me pasó una vez lo de quedarme sin carga en medio de una sesión. El espejo se quedó a medio bajar/subir cuando la cámara se quedó sin energía, un pequeño susto. Y es que el medidor de potencia de la batería de la D70 es impreciso y además no avisa de la estimación de número de disparos que quedan, no puedo aclarar si pasa lo mismo con la D50. El problema de estas baterías de larga duración es olvidarse por completo de cargarlas alguna vez, ya que pierdes la costumbre de hacerlo y de controlar el nivel de carga.

en funcionamiento

La D50 lo pone fácil para la mayoría de usuarios. Es una cámara bien pensada para iniciados y resuelve bien el acceso a las funciones "profesionales". A través de la rueda de modos tenemos a tiro las funciones típicas "Auto" y escenas, y los modos PASM. En los modos automáticos el control de ISO es también automático, aunque el modo "ISO aut." esté desactivado en los menús.


La completa rueda de modos de la Nikon D50 y los controles y panel de la vista superior

Tenemos de entrada un botón de acceso directo al ISO con el que queramos disparar en la columna a la izquierda del LCD combinando con la rueda de control, y para usuarios de modos PASM la activación del modo AUTO-ISO (ISO autom. en castellano) se realiza en el menú interno CSM, y permite ajustar el ISO máximo y la velocidad de obturación mínima.


La Nikon D50 y un sencillo panel trasero.
.

En esa columna de botones tenemos otras dos buenas utilidades, el control de balance de blancos y el calidad de imagen (JPG-RAW etc), que están replicados en el menú interno del LCD. Nótese que el manejo de estos botones no se visualiza por el visor ni el LCD trasero, sino solamente por el pequeño LCD superior; también podemos modificar estas mismas funciones en el menú interno del LCD trasero. Nota para fotógrafos nocturnos: el LCD superior no dispone de iluminación asistida, así que la información no será visible en la oscuridad.

Es obvio señalar que tenemos un control de foco automático (AF) / manual en el lateral izquierdo frontal de la cámara, y encima un botón de control de apertura y configuración del flash (ojos rojos, cortinilla delantera/trasera etc). Este mismo botón en combinación con el de compensación de la exposición (debajo del de encendido y disparo) nos permite ajustarla compensación de la exposición del flash, siempre en combinación con la rueda de control. A "tres manos", pero bien resuelto.

El botón de bloqueo de la exposición (AE-L AF-L) se configura en el menú interno, y nos permite ajustar múltiples configuraciones, con las que se puede bloquear el AE independientemente solo con mantener pulsado el botón AE-L AF-L o simplemente con semipresionar el botón de disparo, y luego seleccionar las funciones de bloqueo de exposición AE y AF independientemente o conjuntamente, así como asignar el control de bloqueo al de la exposición del flash. Esto último en principio mas complejo y de poco o ningún uso para el tipo de usuario al que va dirigido esta cámara, pero se agradece el detalle.

El número de botones es contenido, lo que aclara y mucho el funcionamiento. En general la manejabilidad es muy buena, incluso para fotografía avanzada. Hay un botón para borrar fotografías que queda un poco huérfano a la derecha del LCD trasero, por lo demás en general está prácticamente todo a mano y bien resuelto. Falta quizás un botón para selección del modo AF, que se realiza exclusivamente desde los menús internos, la palanca de selección AF el el frontal del objetivo no permite mas que pasar de AF a MF (autofocus o manual focus), pero la selección de foco de un toque AF-S o continuo AF-C se hace desde estos menús.


Las conexiones USB, vídeo y alimentación externa.

Sobre el flash, la única y mínima pega: el flash de la cámara no controla juegos de flashes externos, por lo demás... prestaciones por encima de las cámaras profesionales. Sincronización en modo TTL hasta obturación de 1/500s, una maravilla. Y sincronización hasta la velocidad máxima de obturación 1/4000s en modo de flash manual, con flashes sin contactos Nikon. Nota sobre los flashes externos: si llevan contactos Nikon, el control de la exposición se limita a 1/500s, si no llevan contactos Nikon a la zapata se disparan libremente en modo manual hasta 1/4000s. Para conseguir esas velocidades de obturación el flash deberá ir directo a la zapata o con un cable compatible, los adaptadores de flash remotos suelen reducir la velocidad de sincronización.

Sobre la velocidad máxima de obturación hay otra pequeña pega causada por las ISO, si utilizamos objetivos angulares a plena apertura en exteriores soleados, ¡se queda corta en ocasiones! El porqué lo tenemos en que el control de ISO se ofrece a no menos de 200 ISO, no pudiendo bajar a 100 ISO o menos, u obturar a 1/8000s como la D70. Si trabajamos con flashes de relleno en días soleados vamos a tener que jugar con cerrar el diafragma, casi obligatoriamente, un problema para desenfocar fondos en fotografía de retrato en exteriores y no quemar las fotos.


A pleno sol, con un 50mm a f/1.8, ISO 200 y 1/4000s, a punto de quemar la fotografía


A diferencia de la Nikon D70, esta D50 permite el uso de sencillos disparadores remotos inalámbricos ML-L3, una mejora sensible en este apartado, un accesorio indispensable en muchas ocasiones.

La ráfaga máxima de la Nikon D50 es de 2.5 disparos por segundo, contra los 3 fps de la Nikon D70. En modo de calidad RAW marca 4 disparos continuos, es decir poco mas segundo y medio de ráfaga, en JPG "buenos" 9 disparos continuos, JPG "medios" 12 disparos continuos y en JPG "básicos" 19 disparos continuos, es decir casi 5 segundos de ráfaga en el mejor de los casos. Como no es una velocidad exagerada se puede dejar el modo ráfaga activado, en escasas ocasiones saltará "por error", y lo tendremos disponible, pero conviene disparar en modo JPG básico para sacarle todo el partido. Por lo tanto para ésto conviene estar pendiente de la configuración de calidad de imagen, la que afortunadamente se modifica directa y rápidamente mediante el botón de control Qual/Enter trasero y la rueda control.

calidad de imagen

Los resultados de la Nikon D50 son prácticamente idénticos a los de la D70, muy buenos. Salvo una utilidad de reducción de ruido en exposiciones largas, no hay control de ruido configurable en la cámara, aunque lo prefiero, y el nivel de ruido en ISOS altos es bajísimo hasta ISO 800, y muy aceptable a 1600 ISO, diría sorprendentemente bajo a 1600 ISO incluso comparándolo con cámaras modernas. El ruido de color (crominancia) se deja notar leve a ISO 1600, aunque está más contenido que en la D70. Y el ruido de luminancia es prácticamente inexistente, incluso a ISOs elevadas, la fotografía mantiene el nivel de detalle y nitidez en todas situaciones. Bravo Nikon, grandísimo trabajo con la D50.



Pruebas de ruido a distintas sensibilidades ISO; abajo (siguiente), ISO 200


Pruebas de ISO 400 >>


Pruebas de ISO 800 >>

Pruebas de ISO 1600 >>

Una ventaja de los hoy escasos 6 MP de resolución del sensor de las D50 y D70 es que las imágenes salen más nítidas, con mucha mas calidad en este apartado que las de cámaras con sensores mas apretados de fotositos. Y esa aparentemente baja resolución no desmerece a la hora de visualizar imágenes en un monitor de alta resolución, ni a la hora de imprimirlas. ¿Y porqué ésto? pues sencillamente porque a la hora de disparar la menor resolución resulta en una mayor nitidez, luego a la hora de interpolar para imprimir la diferencia de calidad no será tanta, incluso puede invertirse el resultado final en una comparativa con sensores con mas MPs. A menos que sean impresiones gigantes, por supuesto, en las que no notaremos diferencia si no trabajamos con cámaras de muchos más megapixels, de más de 30 o 40 MP, que superen el doble de resolución de ancho y de alto, es decir que multipliquen por cuatro la capacidad del sensor como mínimo.

La cámara cuenta con una función "de cortesía" para escalar las imágenes y crear una copia reducida de tamaño en la misma cámara. Es una utilidad mal resuelta para fotos con texturas finas con las que presenta un acusado efecto moaré, pero en definitiva no se trata de mantener la calidad si las vamos a reducir, así que se puede considerar como un extra sin más, para alguna emergencia en la que nos vayamos a quedar sin espacio en la tarjeta o algo así.

La exposición y el balance de blancos de la cámara están perfectamente resueltos en modo automático en escenas de luz normal, estirándolo a situaciones de luz media. En condiciones de poca luz será conveniente ajustar el balance de blancos en la cámara, como es natural, o disparar en RAW para luego procesar la imagen con la máxima calidad. El resultado general de la D50 son fotografías con calibración de colores bastante exactos, y con un buen nivel de contraste mas que de rango dinámico. Personalmente prefiero los resultados de la D200, menos saturados y "vibrantes", para ajustar y controlar en post proceso el nivel de saturación y "brillo", pero las imágenes que salen de la D50 tampoco están exentas de calidad.

La cámara permite trabajar con RAW y JPG simultáneamente, el JPG en tres niveles de calidad y combinado con RAW en su configuración "básica". Los 6 megapixels de la D50 aseguran un buen uso de las tarjetas de memoria, los RAW no pasan de 5 o 6 megapixels y los JPG muchísimo menos, claro. El problema que nos podemos encontrar es que la Nikon D50 utiliza memorias SD "antiguas" (SD "secure digital" a secas, no HC) de un máximo de 2GB, y parece que han ido desapareciendo de los catálogos de los fabricantes. En una tienda de fotografía me ofrecían una tarjeta compatible Agfa de 2 GB, al precio de 9 euros. No sé si serán stocks de invendidos y si las siguen fabricando o no, pero parece cara con respecto a otros dispositivos SD mas actuales y de muchísima mas capacidad y velocidad.

conclusiones

Es una magnífica cámara todo-terreno pequeña, discreta, con calidad de imagen Nikon y muy buenas prestaciones. Permite hacer fotografía avanzada, aunque vive separada del segmento profesional. Se encuentra a precios muy accesibles en el mercado de ocasión y es compatible con muchas ópticas también de precio contenido, con lo que resulta una opción perfecta y muy recomendable para iniciados que quieran adentrarse en el mundo de la fotografía réflex digital de la mano de Nikon.

Las limitaciones de esta D50 en competencia con modelos mas modernos las tenemos en que no tiene modo de vídeo, para lo que de todas formas se usan los móviles "inteligentes" de última generación que muchas veces graban vídeo con mas calidad que muchas réflex modernas, y que la D50 no admite tarjetas SD de mas de 2 GB. A lo mejor alguno puede echar de menos un mayor LCD y táctil... pero para uso exclusivamente fotográfico esta es una cámara redonda, cuyo flash además permite realizar macrofotografía y "congelar" imágenes literalmente. En este último sentido la Nikon D50 se alinea con modelos como la D70 y la D40 que permiten la misma práctica de strobist. Personalmente me lío un poco con los sistemas de "iluminación creativa" con TTl cuando se usan distintos flashes, en este caso prefiero el control manual a mayor velocidad que permiten estas cámaras citadas.



Nikon D50

Réflex digital con Sensor CCD 23,7 x 15,6 mm
Píxeles totales: 6,24 millones
Montura Nikon F con acoplamiento AF y contactos AF
Formatos de imagen en pixels: 3.008 × 2.000 (RAW/NEF, JPG), 2.256 × 1.496 (JPG) y 1.504 × 1.000 (JPG) y 3 opciones de calidad para JPG
NEF (RAW): 12 bits comprimido
RAW + JPG con JPG calidad básica
Exposición de 1/4000s a 30s, Bulb
Disparo continuo de hasta 2.5 fotogramas por segundo
Sincronización del flash TTL a velocidades de hasta 1/500s.
Sincronización del flash externo manual a velocidades de hasta 1/4000s.
Flash integrado, a 200 ISO: aproximadamente 15m a 20 °C - Zapata de contactos ISO estándar
Pantalla LCD TFT de polisilicio de baja temperatura, de 2,0” y 130.000 puntos con ajuste de brillo
ISO 100 a 1600, en pasos de 1 EV
AF único, continuo, manual - zona única, dinámica o automática, AF-A. 5 zonas de enfoque disponibles.
Alimentación: batería recargable de iones de litio EN-EL3 con cargador rápido MH-18 o MH-19 / adaptador de CA EH-5
Medidas 132 x 102 x 76mm ancho/alto/fondo
Peso: 540 g sin batería tarjeta ni otros accesorios


 


f
otos y textos Juan Gaston Alonso para masternautas.com