objetivos: Nikkor AF 70-210mm f/4-5.6



Nikkor AF 70-210mm f/4-5.6, con Nikon D80

Este es un zoom que viene de la era analógica con una construcción soberbia. Se dejó de fabricar hace tiempo, y se puede encontrar a buen precio rondando los cien euros. Si se busca calidad de imagen este Nikkor rinde a un nivel muy alto, es válido para cámaras de 35mm y funciona perfectamente en las DSLR.

construcción

El peso es lo primero que llama la atención, son casi 600 gramos. En este apartado no compite con los mas recientes objetivos plasticosos, pero tiene sus ventajas, y transmite una sensación de calidad contrastada con su bajo precio de ocasión. El tamaño del objetivo es grande, pero siendo la distancia mínima de enfoque bastante elevada no es un obstáculo para el flash de la cámara si queremos hacer "macro" (un macro con un máximo de 1:4.5, no demasiado "macro").

El zoom no tiene holguras y funciona con suavidad y precisión, diría perfecto, y no llega a deslizarse solo si tenemos la cámara apuntando al suelo. Hablo de la unidad probada, que no tenía mucho uso, queda por ver si el uso limita esta prestación con el paso de los años. El anillo de enfoque manual es preciso y suave al tacto, sin holguras igualmente. En conjunto da sensación de construcción profesional.

enfoque automático

El objetivo reseñado es la versión no-D, no confundir. El giro completo del enfoque mínimo a infinito es el doble de una lente a otra, la versión D tiene un autofoco ultrarápido. Aún así este 70-210 "no-D" se defiende muy muy bien; el autofoco es lento exclusivamente en la situación en la que tiene que hacer todo el recorrido, el mecanismo es ruidoso en este caso, "se queja" y se deja oír, seguramente por el peso que tiene que arrastrar. En el lado positivo con la D80 tiene escasos errores de foco, muy pocos, y si el foco cambia en un rango contenido de distancias es muy rápido, quizás no tanto como la versión "D", pero casi instantáneo, y sin ningún ruido en este caso. Lo mejor es el bajo índice de errores de foco, dato que puede sorprender si tenemos en cuenta que no es un modelo precisamente luminoso.

prestaciones de imagen

Llama la atención su nitidez, en todas las aperturas, incluido en las mas grandes. Aunque también hay que decir que es bastante poco luminoso, lo que sumado a su peso de 600 gramos nos obligará a buscarle un punto de apoyo en muchas situaciones, esta es su mayor limitación. A f/4 y 70mm se consiguen imágenes muy nítidas en casi todo el fotograma, y es un poco menos nítido a f5,6 a 210. Cerrando un punto el diafragma acabamos con las dudas, y si nos vamos entre f/8 y f/13 descubrimos todo su potencial, que es altísimo, yo diría que al nivel de focales fijas, no está nada mal para un zoom tele.

No lo recomiendo o me parece que no tiene prestaciones para fotografía macro, el factor de ampliación máximo es de 1:4.5, a 210mm y a 1,2 metros de distancia. Esto obliga al uso de trípode incluso en condiciones de luz favorables, y eso para un factor de ampliación contenido. Su baja luminosidad lo hace también poco usable con tubos de extensión, nos quedamos sin luz para enfocar por el espejo. Una pena, porque la nitidez de la óptica es soberbia y puede claramente con resoluciones muy altas, además de permitir una gran profundidad de campo con calidad.

Para sacarle todo el partido es necesario apoyarlo en un trípode, sobre todo si nos vamos a los 210mm f/5.6 o f/11. Pero si le buscamos un buen apoyo a esos 600 gramos, no olvidemos que este peso puede con cualquier DSLR media, podremos conseguir fotos de una calidad impresionante. Yo diría que está al límite de merecer un punto de anclaje propio para el trípode, desde luego si lo montamos en una D80 el centro de gravedad se nos va de la cámara, y más si lo desplegamos a 210mm. Convendrá sujetar la cámara al trípode a conciencia, cualquier sacudida, sin ir mas lejos la del espejo, acabará con la nitidez de la fotografía, el peso del objetivo puede desestabilizar la cámara. Conviene probar la función de retraso de obturación cuando tengamos la cámara en un trípode.

En cuanto a aberraciones cromáticas se porta francamente bien, son muy contenidas en todas las focales, o son inexistentes. He registrado algunos halos magenta a 210mm y f/11, pero muy contenidos y en situaciones de contraste lumínico extremo. Un dato que ayuda bastante a la nitidez y facilita la edición digital de las fotografías. Lo que tendremos que intentar evitar son los flares y reflejos, se me han colado en algunas fotos sin apuntar al sol, para eso no vendrá mal el uso de un parasol, no tuve oportunidad de probarlo con tal accesorio.

El bokeh es de mucha calidad y agradable incluso en aperturas medias, aunque no es el punto fuerte de este objetivo dada su baja luminosidad. Pero se consiguen muy buenos retratos con fondos muy desenfocados y poco intrusivos.

diferencias con el modelo AF-D 70-210mm

Lo que distingue a estos dos modelos es una letra "D" con la que el objetivo transmite a la cámara la información de distancia al foco, este dato no se registra en los datos EXIF de la Nikon D80, aunque si en cámaras mas avanzadas. En el interior del modelo AF-D el mecanismo de AF está mejorado, de forma que en recorridos de infinito a un metro el autofoco tarda bastante menos en realizar el barrido completo. Montrado en una D80 la diferencia de velocidad es bastante apreciable, siempre cuando tiene que hacer el recorrido completo, y la gran ventaja de este modelo AF-D es que el AF resulta bastante mas silencioso, parece que al mecanismo de la cámara le cuesta menos arrastrar este cuerpo de casi 600 gramos.

Mis mejores fotos con este objetivo

Este objetivo es para paisajes, se consiguen resultados extraordinarios y fotografías limpias y nítidas en todas las focales. Es versátil puesto que tiene un autofoco muy rápido (y sin errores) y me atrevería a usarlo para fotografía de acción, siempre en exteriores con bastante luz, posibilidad de ISO alta y con un monopié.

Si sabemos sacarle partido y sortear su condición de poco luminoso, la calidad de las fotografías es sorprendente, es una óptica que merece la pena. No hay punto de comparación con los 70-300G DX sin ED ni VR, lo único que le podría faltar a este diseño ya antiguo es esa reducción de vibración que compensaría la falta de luz, por lo demás es una pieza bastante accesible si se consigue una de segunda mano en buen estado, que da imágenes de calidad profesional.

Nikkor AF 70-210mm f/4-5.6

especificaciones técnicas

Sistema de lentes: 12 elementos en 9 grupos
Angulo de visión 34º20 a 11º50
Nº de aspas del diafragma 7
Apertura máxima f4 a 70mm, f5.6 a 210mm
Apertura mínima f32 a f45
Distancia mínima de enfoque 120 cm
Tamaño de rosca para filtros 62mm
Aumento máximo 1:4.5
Dimensiones min. (diámetro x largo) 73.5 x 108 mm/154mm
Peso 590 g.

Precio de 2ª mano usado: muy variable, entre 70 y 100 euros la versión no-D y entre 120 y 180 euros la versión D


f
otos y opinión por ©2012 Juan Gaston Alonso para masternautas.com