objetivos: Nikkor AF 28-80mm 3.3-5.6 G


Nikon AF Nikkor 28-80mm 1:3.3-5.6 G con Nikon D80

Este objetivo era fabricado en Thailandia en la pasada década en dos versiones de plástico, en negro y en color metalizado a juego con algunas cámaras réflex analógicas. El diseño metalizado no me desagrada a primera vista pero tampoco me convence, aunque una vez en marcha se deja querer. Como otras ópticas de entrada Nikon -con la etiqueta Nikkor- adelanto que este modelo rinde a un nivel merecedor de la marca, a pesar de su aparente fragilidad y de ser un modelo relativamente accesible en el mercado de ocasión.

 


Nikon AF Nikkor 28-80mm 1:3.3-5.6 G

así se quedó la montura de este objetivo, después de tener que ser desmontado "a la fuerza", y nunca mejor dicho. No se aprecia bien en la imagen pero una de las tres pestañas que lo calzan se enganchó y acabó rompiéndose... no hubiera pasado con una montura metálica.

Es compatible con todas las cámaras digitales Nikon incluidas las full frame de 35mm, siendo necesario un motor AF en el cuerpo de la cámara para poder hacer autofocus. Dicho esto se puede usar en cámaras Nikon digitales de iniciación también, con enfoque manual pero con medición automática de la exposición, eso sí; es decir que funcionarán los modos automáticos en estas cámaras con este 28-80mm AF G pero enfocando obligatoriamente en modo manual.

construcción

No es de extrañar que muchos fotógrafos se quejaran de la construcción de plástico de muchos modelos de Nikon, y este objetivo reseñado hace buenas estas quejas. Como se puede entrever en una fotografía mas abajo, la montura de plástico le jugó una mala pasada al fotógrafo anterior propietario (no tuve nada que ver, palabra). Al montarlo indebidamente en la cámara dobló y rompió una de las tres pestañas -de plástico- que ajustan el objetivo a la montura, y esta pestaña rota se quedó encajada con el giro al montarlo: imposible (o casi) volver a desmontar el objetivo. Después de este percance, al no ajustarse a la montura correctamente, el mecanismo AF de la cámara patina sobre el tornillo AF del objetivo, le cuesta acoplarse. Moraleja: compra objetivos con montura metálica, o ten cuidado cuando montes el objetivo en la cámara, están todos diseñados de forma que no hace falta hacer fuerza. Si notas que se resiste invierte la maniobra, con suavidad, y vuelve a intentarlo. Tienes un punto rotulado en el objetivo que tiene que coincidir con el de la cámara para acoplarlo antes de girarlo, es muy muy fácil. Y no lo fuerces, nunca.

Así que deduzco que Nikon seguramente pensó, como lo hará con los nuevos 18-55mm sin ir mas lejos, que este tipo de ópticas tan accesibles caen en manos de fotógrafos que no cambian demasiado de objetivo y que éste se monta en la cámara para siempre, desde que se compra (y lo monta el dependiente de la tienda)... Creo, me parece un error, si hoy día un usuario no va a desmontar nunca el objetivo de su cámara, éste tiene mejores opciones en las cámaras compactas actuales con las que nunca tendría este tipo de problemas. Y estas compactas no desmerecen demasiado en calidad fotográfica, incluso superan de largo las expectativas del público amateur. Pero bueno, imagino que vendrá bien que estas ópticas no anden mucho tiempo en activo y que así permitan a los fabricantes renovar su catálogo y sus stocks. Ya he visto dos 18-55mm seriamente castigados por su construcción plasticosa, tomen nota los fotógrafos noveles, conviene cuidar el material.

Este 28-80mm G rebosa plástico por todas partes, y el plástico metalizado también es sensible a rozaduras, que se harán mas visibles que en plásticos en negro. Razón de más para cuidar el material, en cuanto a la estética este modelo puede perder anticipadamente el "lustre" si no se cuida y se manipula con cuidado. La ventaja de esta construcción es el peso del objetivo que no añadirá más que 190 gramos a nuestro cuerpo de cámara, un caramelo para llevarse de paseo.


este 28-80mm AF G permite un ratio macro de 1:3.5 a 80mm y 35cm de distancia al motivo, mas de lo que se necesita normalmente, pero además consigue fotografías de muchísima calidad a esta corta distancia

en funcionamiento

El anillo del zoom gira correcto pero no suave en la unidad reseñada, un poco mejor lo hace el anillo de enfoque. ¿Problema de engrase o de la construcción de plástico? Nada que ver con los modelos metálicos, y mucho menos con los clásicos Ai o Ai-s de Nikon. Para acabar de convencer de la idea de objetivo "de entrada para usuarios noveles" el anillo de enfoque tiene un grosor testimonial, algo parecido les pasa al 28-80mm AFD, al 35-80mm AFD de plástico y al moderno 18-55mm. Como si se hubieran equivocado en el diseño a favor del mecanismo AF de estos modelos, como si sus usuarios no pensaran jamás en poder usarlo en modo de enfoque manual, como si la posibilidad de enfoque manual fuera un extra de regalo para casos de emergencia. En fin...

Otro punto común que tienen estos objetivos citados es, ¿casualidad?, el recorrido del zoom expandiéndose en los extremos y contrayéndose en las focales intermedias. En concreto en este 28-80mm se expande a 28mm, se contrae a 50mm y se vuelve a expandir a 80mm. Es un poco incómodo de accionar en modo de foco manual si tenemos que alternar entre girar el zoom y pasar al estrecho anillo de enfoque, perdemos la referencia para buscar el anillo de enfoque intuitivamente, tendremos que ir "a tientas", eso o perder de vista la escena por el visor para ver por donde anda el dichoso anillo y poder enfocar a mano.

calidad de imagen

Aquí es donde este 28-80mm G se gana la etiqueta, es un Nikkor sin lugar a dudas. Dispone de una lente asférica que según rezan mejora exponencialmente la incidencia de la luz. Esto repercute favorablemente en la nitidez y contraste de las imágenes resultantes. Quizás este factor sea el que ayude a diferenciarlo del modelo 28-80mm AF-D anterior, que me parecía de resultados correctos pero no muy nítidos que digamos. Creo que este 28-80mm G lo borda, por lo menos en las focales extremas del zoom, 28mm y 80mm. En cambio en la focal de 50mm a f/4.5 he sacado fotos un poco suaves, quizás tenga algo que ver con el diseño del zoom, recordando que se contrae a 50mm. Recomiendo evitar en lo posible esta focal de 50mm a plena apertura con este objetivo.


en esta imagen vemos el mismo motivo enfocado a la misma distancia, unos ocho metros, archivo NEF sin tratar, nitidez en modo normal de Nikon D80. Arriba a 80mm, 1/400s y F/5.6, una nitidez mucho mas que correcta, buenísima. Abajo la misma escena, a 52mm, 1/640s y F/4.5, parece otro objetivo pero no,... es el mismo

Es un objetivo bastante polivalente, que dicho sin exagerar da resultados extraordinarios en fotografía de paisaje, desde su máxima apertura y sin que haga falta cerrar demasiado el diafragma para obtener fotos super definidas. La nitidez en las focales de 28mm y 80mm es tremenda y las aberraciones cromáticas están controladísimas. Y no deja de ser bastante luminoso con esa apertura máxima de f/3.3 a 28mm, con lo que puede resolver situaciones de luz escasa sin tener que recurrir a las ISOs.


foto a 28mm a F/3.3 1/500s, con las aberraciones cromáticas de las zonas mas expuestas... ¡al mínimo! Impresionante que el metal teñido de blanco a pleno sol contrastando con el fondo se vea prácticamente limpìo de este artefacto, para colmo en el extremo angular y a plena apertura. Es para verlo y compararlo con ópticas llamadas profesionales, tiene un comportamiento excepcional en este campo, lo que realza y mucho la nitidez de las fotografías

No es especialmente bueno para fotografía de arquitectura y de líneas rectas, tiene algo de distorsión en prácticamente todas las focales. En formato DX es una distorsión contenida, pero algo compleja de resolver en postproceso digital. Llamémosla una distorsión leve, pero "fea" e irregular, no recomendable para fotografiar líneas rectas u horizontes.

Otro uso recurrente de este 28-80mm G es la fotografía de proximidad. No llega a ser un macro, pero alcanza una relación 1:3.5, lo que no está nada pero que nada mal, al uso del 35-80mm AFD de plástico que alcanza el factor 1:3.6. A diferencia de éste, el 28-80mm AF-G devuelve imágenes por un lado mas nítidas que este 35-80mm citado, pero además con un bokeh de muy buena calidad, un punto mejor. Parece que las siete palas del diafragma esta vez redondeadas hacen muy bien su trabajo, consiguiendo degradar con calidad las zonas alejadas del foco. Y como se puede ver en las imágenes de muestra se alcanza un factor de aproximación goloso, y con una calidad muy por encima de la media que puedan ofrecer ópticas de este mismo segmento.



Nikon D80 con 28-80mm AF G, nitidez modo normal: ISO 100, 80mm, 1/640s y F/5.6 a la distancia mínima de enfoque, unos 35 centímetros. La foto superior es el fotograma completo escalado, y la foto cuadrada inferior es un recorte sin escalar de la misma foto y sin ningún tipo de tratamiento digital, donde se puede comprobar la nitidez casi insultante de este 28-80mm, con aberraciones cromáticas al mínimo. Creo que dificilmente se le puede pedir mas calidad a un objetivo de este tipo

conclusiones

Si no tenemos en cuenta la limitación del foco manual para cámaras digitales sin motor de enfoque, tenemos aquí un todo terreno de primera para llevarnos "de paseo, de viaje o para flora de tamaño medio. Una pena que no cuente con un anillo de diafragmas manual, quizás hubiera servido para montarlo en tubos de extensión y así aprovechar en grandes ampliaciones toda esa nitidez de la que hace gala


foto de muestra para ilustrar la calidad del bokeh de este objetivo. Saturación ligeramente rebajada en edición digital

Otro factor importante es tener en cuenta el precio al que se encuentran estas ópticas, son muy accesibles debido a que fueron producidas en gran número y los muchos fotógrafos ocasionales que las adquirieron no las maltrataron demasiado por el poco uso que hicieron de ellas. Es decir que la mayoría siguen hoy en buen estado de uso. Al no incorporar motor de enfoque estas ópticas de la era analógica no tienen mucho sentido montadas en cámaras digitales de iniciación para el gran público, dado que se ven limitadas al foco manual en estos modelos, un uso que no suele encajar en la filosofía de sus propietarios. De ahí que se vean claramente depreciadas - y despreciadas- y más dada su contrucción, pero la calidad fotográfica la tienen, no se la quita nadie.

AF Nikkor 28-80mm 1:3.3-5.6 G

Fabricado en Thailandia, 2001 - 2005

especificaciones técnicas

Sistema de lentes: 6 elementos en 6 grupos
Angulo de visión 74° - 30°10
Nº de aspas del diafragma 7, redondeadas
Apertura: f3.3 - f5.6
Distancia mínima de enfoque 35cm
Giro de enfoque 0,35m a infinito: 25º aprox
Tamaño de rosca para filtros 58mm
Aumento máximo macro 1:3.5
Dimensiones min. (diámetro x largo) 66.5mm x 64mm
Peso 195 g. aprox.
Accesorio: parasol HB20

Precio de 2ª mano usado en buen estado:
entre 40 y 70 euros

fotos y textos por ©2014 Juan Gaston Alonso para masternautas.com