workshop: Cotinus Coggygria

con Nikon 75-150mm y D70
con Sigma 75-200mm y D80
con Tokina 70-210mm y D80
con Fuji S3 y Nikkor 50mm 1.8
con Nikkor 28-80mm 3.3-5.6 G
con Nikon 100mm 2.8 y Fuji S3

Cotinus Coggygria, o árbol de las pelucas: el colorido de sus hojas a contraluz es uno de mis motivos favoritos. Con suerte tengo uno de estos árboles cerca de casa, y salgo a fotografiarlo en cuanto tengo ocasión. Es bueno para el estrés, relaja el espíritu y en consecuencia previene enfermiedadodes vascolaculares. Las hojas son de 4-5 cm y las flores, abundantes, son muy pequeñas no llegando al centímetro de diámetro; aún así son vistosas y muy fotogénicas en macro extremo, pero esa es otra historia. En este workshop intentaré sacarle partido al colorido de las hojas de este magnífico árbol, con objetivos diferentes: el Nikon 75-150mm 3.5, el Sigma 75-200mm 2.8-3.5, el Tokina 70-210mm 1:4, el clásico Nikkor AF 50mm 1.8 y el kitero analógico 28-80mm 3.3-5.6 AF-G. La mayoría o casi totalidad de las fotografías expuestas están tiradas a la máxima apertura del objetivo.

La aventura consiste en meterse dentro del árbol, entre las ramas (no subirse pordioss), y buscar buenas fotografías de primer plano, no mas allá de tres metros del motivo. Se aprovechan tanto los ratos de sol con cielo despejado y luz dura en los que funciona bien el contraluz, como los momentos de sombra en los que alguna nube puede hacernos de parasol improvisado. Según el ángulo de la toma podremos componer el fondo con otros árboles, el cielo azul despejado o nuboso y gris, o aprovechar claroscuros desenfocados de fondo, muy efectivos.

Con las cámaras usadas Fuji S3, Nikon D70 y D80 no hay medición de la exposición para algunos de estos objetivos, con lo que la obturación está hecha "a pelo", es decir se saca una foto, se ve cómo ha quedado y se ajusta la obturación de las siguientes tomas en consecuencia. No es dificil aún si no se tiene práctica, y cuando se conocen los objetivos casi podemos disparar "a ciegas", aunque eso sí, para esto hace falta haber practicado bastante con el objetivo montado en la cámara. En mi caso con medir la primera foto de la sesión tengo de sobra para acertar en el 90% de las tomas restantes. Lo demás lo recupero en edición digital, si hace falta.

Las fotos están todas tiradas en formato RAW (NEF en las Nikon) para corregir posibles errores de la medición del balance de blancos, algo absolutamente necesario en este caso en el que las escenas ofrecen colores saturados y variopintos. No hay cámara digital que acierte con tanta disparidad de colores, así que ayudamos vía post-proceso si necesario.

Con Nikon 75-150mm 1:3.5 y Nikon D70

El 75-150mm de Nikon es una auténtica "bestia" en cuanto a nitidez y color. No obstante se ha de tener en cuenta especialmente en contraluces que tiene acusadas desviaciones cromáticas en zonas de alto contraste en foco de proximidad. Pero qué mas da... También conviene decir que es casi imprescindible el uso de parasol, incluso a veces con éste puesto tendremos que ayudar con la mano como visera para que no se nos cuele restos de luz ambiente parásita que vele la foto y se coma el contraste.


Esta toma ha salido a la primera... eso se llama empezar con buen pie.

A la izquierda, miniatura de la foto original (tirada en NEF para poder modificarla sin pérdida de calidad). En esta foto se ha modificado la temperatura de color en el procesado del NEF, la cámara se volvió loca con los tonos morados.
En la realidad el contraluz de las hojas devuelve un tono verde con matices naranja como se ha resuelto en la foto superior, no es de extrañar que la cámara errara en la medición.
Ese colorido me produce un efecto hipnótico, me fascina retratarlo.

aprovechando el fondo verde intenso del follaje de un árbol a unos diez metros... los motivos en segundo plano hace de "sombras" surrealistas, gracias a la calidad del bokeh sensacional del 75-150mm... único

a veces me sorprendo del colorido de esta planta... no me canso de verla ni retratarla. La toma original (NEF) está sobreexpuesta un punto, bajando los niveles se consigue este colorido, ganando contraste; aunque parezca que hay dominantes moradas el balance de blancos de la cámara aquí es correcto. El bokeh del Nikon 75-150mm funde los claros del cielo azul de fondo con las hojas moradas de segundo plano en el mismo árbol. El resultado es... ¿?

la composición en esta toma no da más de sí. La posición de las hojas protagonistas en foco nos obliga a mantener la perpendicular (para que salgan las tres enfocadas) haciendo que perdamos el foco del tronco por la derecha, pero casi mejor en este caso. Es una composición un tanto caótica pero a mí me gusta.

morados con iluminación frontal, naranjas, malvas, verdes a contraluz... bufff. A esta foto no he tenido más que reducir un puntito los niveles a partir del NEF para rebajarle un poco el brillo de la hoja superior, y aumentarle un poco el contraste.

workshop: Cotinus Coggygria

con Nikon 75-150mm y D70
con Sigma 75-200mm y D80
con Tokina 70-210mm y D80
con Fuji S3 y Nikkor 50mm 1.8
con Nikkor 28-80mm 3.3-5.6 G
con Nikon 100mm 2.8 y Fuji S3

fotos y textos por ©2014 Juan Gaston Alonso para masternautas.com