objetivos: Nikon 75-150mm f/3.5 Serie E



Nikon 75-150mm f/3.5 Serie E, con Nikon D80

Un zoom con algo más de treinta años no puede sino despertar la curiosidad de cualquier fotógrafo aficionado. Con los nuevos modelos llenos de automatismos no hay forma de competir, pensarán algunos. Otros celebrarán que las ópticas antiguas sigan dando un servicio mas que aceptable, y a veces sobresaliente.

Este modelo de la Serie E de Nikon para 35mm analógico nativo fue, parece ser, un zoom tele estándar de su época. Según varias lecturas recabando información sobre el modelo, contaba con una corte de seguidores entusiastas, enfrentados a otros mas escépticos sobre los poderes mágicos de la pieza. Después de probarlo a conciencia me decantaría mas del lado de los entusiastas, con matices dependiendo de las situaciones fotográficas.

construcción

He aquí un objetivo metálico casi 100%, salvando el anillo de diafragmas, que es de plástico "duro", que no descompensa demasiado con el resto de los materiales.

Las pegas que se le pueden poner a los materiales son, como se puede ver en la foto superior, que las aristas metálicas pierden el recubrimiento, y no parecen haberlo perdido por golpes ni arañazos si no mas bien por simple desgaste; por otra parte el zoom de la unidad probada (de las fotos) queda totalmente suelto, parece que con el tiempo pierde el agarre y se desliza con la inclinación. Esto es molesto en un principio, aunque es fácil acostumbrarse. Parece ser un problema común a los zooms de la Serie E. Un pero que queda en segundo plano vista la calidad de las fotografías que da está óptica.

Existe otra versión de este modelo con un anillo de diafragmas de aluminio, supuestamente construido en respuesta a las críticas sobre el uso de plástico en el anillo del modelo de las fotos. Me parece una incidencia menor, quizás hubiera sido mas importante resolver el tema de la pérdida de agarre del barril, dado que además el anillo de plástico no presenta ninguna señal de uso ni desgaste, no está mal para tener mas de treinta años de vida.

La óptica delantera queda demasiado expuesta, es conveniente el uso de un filtro de protección, y lo mismo pasa con la trasera, que queda casi a ras de la montura, cuidado a la hora de montarlo y desmontarlo. No le viene mal un parasol como nivel adicional de protección.

Y a su favor este 75-150mm tiene varias cosas, por ejemplo la rotulación de las escalas en el barril, de mucha calidad. Al revés de lo de la pérdida de recubrimiento en las aristas, las letras y dibujos impresos en el metal de este objetivo dan una sensación de calidad enorme, compensando lo anterior, parece un trabajo fino de verdad. Por otra parte el deslizar del barril para enfocar es bueno, sin ser suave como otros objetivos AI - AI-s de la época. A sumar la capacidad de enfocar y hacer zoom en el mismo movimiento, con un poco de práctiva resulta una gran ventaja para el fotógrafo.

prestaciones

La apertura constante de f3.5 en un zoom tele que alcanza los 150mm augura grandes prestaciones y fotografías espectaculares, además de facilidad de uso. No todo es color de rosa, hay que avisar.

En primer lugar si lo queremos usar con una cámara digital perderemos todos los automatismos, incluido el de la exposición, si nuestra cámara no permite medir la exposición por el espejo; en este caso la D80 no cuenta con esta característica, así que tenemos que disparar "a ojo". No es problema, cuestión de acostumbrarse, podemos revisar las imágenes en la cámara y volver a disparar con valores de apertura y obturación o ISO mas convenientes si no hemos acertado en la toma; hasta que le cogemos el pulso.

Una vez salimos a probarlo, se nos presentan dos situaciones distintas en las que el rendimiento de este 75-150mm difiere: la corta distancia por debajo de dos metros, y el resto de distancias a infinito. Es un gran resumen de lo que voy a ampliar aquí: para fotografía de aproximación tiene la limitación de desviaciones cromáticas acusadas, aunque no desagradables del todo, y para fotografía de medio y largo alcance es una "pedazo" de joya.

En fotografía de proximidad las fotos resultan tremendamente nítidas en foco, incluso a la mayor apertura. Sin embargo los bordes en alto contraste presentan aberraciones cromáticas difíciles de corregir, con halos verdes y magenta a rojo acusados es decir un pelín duros, lo que no se corrige cerrando el diafragma. Unicamente desaparecen cogiendo distancia con el sujeto. Es posible encuadrar un motivo del tamaño de una pelota de tenis a 150mm, pero si la escena no está uniformemente iluminada veremos estas desviaciones cromáticas en los bordes de la pelota. Por otra parte la nitidez es tan buena (y el bokeh excelente, de lo mejor) que podemos "perdonar" este hecho y quizás una pérdida mínima de contraste general en las fotografías, y un poco de suavizado a corta distancia a la máxima apertura.

Es perfecto para retrato. Podemos encuadrar una cara a 70mm a tres metros, incluso mas lejos a 150mm, y dispondremos de toda la capacidad de este Serie E, a partir de f/3.5. El bokeh de este objetivo se torna PERFECTO, en front focus y back focus a cualquier apertura, es su punto más fuerte, además de la nitidez de que hace gala. La muestra, en colores:

Nikon D80 - 1/125s - ISO 100 - f/3.5 150mm a unos tres metros

 

El rendimiento de color es fenomenal. No satura las fotografías, lo que resalta la nitidez, y devuelve una profundidad de color muy alta, con lo que podremos conseguir colores bastante exactos. De los mejores objetivos que haya probado en este apartado. Un punto en contra es que deberemos tener cuidado con los reflejos o disparar con el sol dentro de la fotografía, podemos tener zonas veladas con pérdida de contraste.

Para fotografía de acción es fácil de usar puesto que el mismo barril sirve para encuadrar y enfocar, encuadrar en movimiento de tirar y enfocar en giro es decir enfocar y hacer zoom a la vez. Con un poco de práctica por una parte nos ahorramos un movimiento, aunque cuesta hacerse debido a que va en sentido contrario al uso de los zooms mas modernos, que hacen zoom girando el barril, y luego autoenfocan ahorrando esa tarea al fotógrafo. Hará falta un poco de práctica, nada más. Su luminosidad de f3.5 a 150mm también permite fotografías en movimiento que otros objetivos no conseguirían sin subir un par de puntos los valores ISO. Y en fotografía de paisaje, si nos olvidamos del angular, es una magnifica lente, super nítida en todas las aperturas y en todo el fotograma, dicho esto en cámaras DX. Y tiene poca distorsión.

Mis mejores fotos con este objetivo

Al precio que se pueden conseguir estos objetivos me parece que no hay que dejar pasar la ocasión de disfrutar de una de estas piezas. Hace falta un pequeño aprendizaje, pero la calidad de las fotografías es alta, y muy alta si llegamos a exprimirlo. Si buscamos un bokeh de calidad vamos sobradísimos; a mi me sigue resultando mejor el bokeh espectacular del Nikkor 50mm f1.8, y aunque sean de distinta factura y vaya para gustos, están en un nivel óptico parecido. Y una nota sobre la rendición del color, me parece buenísima, nada de imágenes sobresaturadas, un color muy natural y con mucha calidad, para mí perfecto. Tan perfecto que suelo revender muchas de las ópticas que pruebo pero esta definitivamente me la quedo, se queda conmigo.
 

Nikon 75-150mm f/3.5 Serie E

especificaciones técnicas

Sistema de lentes: 12 elementos en 9 grupos
Sistema de zoom y enfoque desde el mismo barril
Angulo de visión 31° 40' a 17°
Nº de aspas del diafragma 7
Apertura constante: f3.5 - f32
Apertura máxima f3.5 a 70mm y 150mm
Apertura mínima f32 a 70mm y 150mm
Distancia mínima de enfoque 1m
Tamaño de rosca para filtros 52mm
Aumento máximo 1:5
Dimensiones min. (diámetro x largo) 65 x 125 mm
Peso 520 g. aprox.
Accesorio: parasol de bayoneta HN-21

Precio de 2ª mano usado en buen estado:
entre 100 y 200 euros

fotos y opinión por ©2013 Juan Gaston Alonso para masternautas.com