objetivos: Nikkor 18-55mm 3.5-5.6 GII ED


Nikkor AF-S 18-55mm 3.5-5.6 GII ED, con Nikon D80

Es el objetivo estándar que traen de serie los kits de entrada réflex de Nikon y de hecho el mas accesible de precio dentro de las ópticas de la marca. Es un buen objetivo de iniciación para despreocuparse de la óptica y centrarse en el manejo de la cámara, pesa poco, tiene un zoom muy manejable y un buen autofoco.

construcción

El peso de este modelo es muy contenido, debido al plástico del que se compone, lo que agradecerán los iniciados a los que cueste hacerse al uso de las máquinas réflex viniendo del mundo de las compactas. En combinación con la D80 el centro de gravedad del conjunto se queda definitivamente en el cuerpo de la cámara, lo que le otorga agilidad y maniobrabilidad al equipo.

El aspecto negativo es la sensación de fragilidad que transmite, no he probado lógicamente a dar un golpe pero se ha de tener mucho cuidado en la manipulación. Conviene anotar que la montura del objetivo al cuerpo de la cámara es de plástico como gran parte de las piezas exteriores, que pesa muy poco y que lleva un motor de enfoque incorporado, con lo que es fácil que la cámara nos baile mas de la cuenta si la llevamos colgando, ojo con los objetos a tiro con los que se pueda golpear. Aunque se ponga una lente protectora, un golpe en el frontal podría afectar al mecanismo de enfoque, por ejemplo, y conozco varios casos. Y cuidado también con los golpes en el frontal, pueden afectar a la rosca para flitros. Hay que cuidar el material fotográfico señores.

A mi me confunde el sistema de enfoque, que despliega el barril del objetivo en la toma mas angular a 18mm, se contrae a 35mm y se vuelve a desplegar a 55mm. Despista un poco y no causa problemas si no se le presta atención, pero si tenemos que enfocar en modo manual tenemos que acompañar el vaivén del objetivo si estamos haciendo zoom a la vez (un desastre de diseño... pero un detalle que no apreciarán los iniciados). Tiene un botón de paso de enfoque automático a manual, yo prefiero que esté dispuesto en el objetivo como en este caso, en vez de usar el de la cámara (D80) que es de peor acceso y menos manejable. El aro de enfoque manual está en el frontal del objetivo y tiene muy poco ancho casi testimonial, cuesta hacerse a él como digo antes; es un objetivo claramente diseñado para fotógrafos despreocupados que no usen otro enfoque que el automático, y eso sí, esta es una de sus mayores cualidades.

Por lo demás funciona con una suavidad exquisita, tiene pocas holguras y responde muy bien al paso del tiempo, si se cuida, claro, pero ojo con los golpes, ¡que es de plástico!

calidad de imagen

La calidad de imagen es buena en líneas generales, muy buena en relación al precio, aunque con lógicas limitaciones. En contra de lo que he podido leer por ahí sobre la nitidez de este objetivo, no es una óptica nítida en absoluto si buscamos exprimirla, y lo digo habiendo tenido y probado hasta tres unidades de este mismo modelo. La diferencia en este apartado por ejemplo con un AF 50mm 1.8 es gigantesca, abismal, y no olvidemos que el 50mm AF-D no es mucho mas caro. Si lo comparamos con otros zooms angulares le daremos un aprobado alto, pero de ahí a decir que es un objetivo nítido... hombrepordioss lo que hay que leer...

Dicho esto y probando se me ocurrió fotografiar un catálogo en plano con la cámara en un trípode con el 18-55mm, y ni calibrando ni enfocando perfectamente conseguí imágenes medianamente nítidas (ni a f8, f11...). Al final tuve que montar el AF 50mm porque el centro de las imágenes del 18-55mm era nítido, sin pasarse, pero perdía mucha resolución en los laterales de la imagen, y de forma bastante desigual, a 45mm, no llegando a leerse las letras del catálogo en algunas zonas de la foto por la aberración esférica. Ilegibles.

El viñeteo es bastante fuerte en el extremo angular a máxima apertura, parecido al del Nikkor 18-70mm, y la distorsión geométrica también bastante acusada. Aunque esto no supone un problema si no es para tomas de arquitectura o para uso profesional. Y bueno, al que no le guste se puede corregir en edición digital.

En las aperturas grandes con las focales mas angulares se registran halos magenta acusados en zonas de fuerte contraste lumínico, que no se arreglan ajustando el diafragma. Se comporta mejor en las focales mas normales cerca de los 55mm. Pero para el tipo de fotografía al que va dirigido este es un mal menor, que tampoco se tendrá demasiado en cuenta.

prueba de campo

Sirve perfectamente para imágenes de todo tipo al fotógrafo amateur, si dejamos decidir a la cámara en ajustes automáticos es cuando nos dará mejores resultados. Si buscamos apurar las prestaciones dejemos mejor la apertura fija en f8 y que resalte toda su "nitidez", con la consiguiente pérdida de luz puesto que tampoco es especialmente luminoso, mas bien lo contrario. En tal caso el modelo con VR (reducción de vibración) nos vendrá muy bien, por treinta euros mas aproximadamente ganaremos muchas fotos bien resueltas, merece la pena el modelo con VR (dicho esto sin haberlo probado).

Es bastante versátil porque enfoca relativamente rápido, con lo que se pueden captar instantáneas "de acción" interesantes, y relativamente cerca, a unos treinta centímetros con lo que podemos enmarcar un área de unos 10 centímetros de alto por unos 14 de ancho (o vice-versa). Es estupendo para fotografiar flora y motivos pequeños y para iniciarse en la fotografía de naturaleza. Y el tamaño también importa, podemos usar el flash de la cámara sin demasiado miedo a que haga sombra. Y su mayor atractivo es ese gran angular de 18mm, por supuesto.

en definitiva

Me parece un objetivo perfecto para aprender, versátil, fácil de usar por usuarios a los que gusta la fotografía sin complicaciones. Y el precio ayuda mucho. A los que quieran algo más y bucear dentro de la fotografía de verdad, recomiendo dejar pasar este zoom en favor de una óptica fija de 50mm o de 35mm, que están disponibles ¡prácticamente al mismo precio que el modelo 18-55 VR!, pero que tienen prestaciones verdaderamente profesionales, salvando la capacidad de hacer zoom por supuesto. Y no olvidemos que este 18-55mm es un zoom, pero un zoom limitado al fin y al cabo.

Un gran punto a favor del 18-55mm es el motor de enfoque SWF incorporado en el objetivo, de mucha calidad y que lo hace usable en los cuerpos réflex digitales de entrada Nikon (D60, D3000, D5100 etc) mientras que otros objetivos como por ejemplo el 50mm se deben usar en modo de enfoque manual en estas cámaras (nota: el modelo 35mm f/1.8G AF-S DX está en línea de precio con el 18-55mm VR, y sí que tiene motor de enfoque para usar con estas cámaras).

Si tienes una cámara de entrada réflex Nikon recomendaría sin dudar la compra del 35mm f/1.8G AF-S DX, y si tienes un cuerpo de cámara mas avanzado, el AF 50mm 1.8D, sin la letra G (mejor de precio que el G y con mas prestaciones) por su desenfoque de ultra calidad y su nitidez espectacular. El problema de estos dos objetivos de focal fija de 50mm, llamados "normales", es que son bastante adictivos, te enganchan de verdad. Al lado este 18-55mm se queda como un objetivo de iniciación, totalmente prescindible para usuarios que no tengan la rueda de modos de la cámara fijada en "Auto".

Nikkor AF-S 18-55mm 3.5-5.6 GII ED

especificaciones técnicas

Sistema de lentes: 7 elementos en 5 grupos
Angulo de visión 46º
Nº de aspas del diafragma 7 (redondeadas)
Apertura máxima f3.5 - f5.6
Apertura mínima f22 - f38
Distancia mínima de enfoque 28 cm
Tamaño de rosca para filtros 52 mm
Dimensiones min. (diámetro x largo) 74 x 69 mm
Peso 210 g.


f
otos y opinión por ©2012 Juan Gaston Alonso para masternautas.com