objetivos: Nikkor AF 50mm f/1.8



Nikkor AF 50mm f/1.8, con Nikon D80

Dispongo de una versión antigua de este objetivo "normal" de Nikon. Las versiones actuales de objetivos 50mm de entrada son el 50mm f/1.4 AF-D y el reciente 50mm f/1.8 G. Es uno de los objetivos por excelencia para retrato y considerado imprescindible en cualquier equipo fotográfico réflex. De las ópticas que manejo esta es de mis favoritas, por la calidad de su óptica como mayor virtud con la que se consiguen imágenes tremendamente definidas.

construcción

La montura de la versión es metálica y se puede utilizar en todas las réflex Nikon APS-C y FF. Nota: la versión mas reciente "G" sólo se usa en cámaras APS-C, es mas moderna que la versión "D", no dispone de anillo de diafragma, lo que le resta prestaciones, y es algo mas cara por permitir el enfoque manual en modo M/A.

El anillo de enfoque en esta versión AF 50mm f/1.8 se bloquea cuando la cámara está en modo AF y no permite el giro, no tiene interruptor MF/M ni AF/M. Dispone de un anillo de control de diafragma, con un sistema de bloqueo de diseño un tanto obsoleto e incómodo. Pero no es de mucho uso, a menos que como en mi caso se use con tubos de extensión sin controles de autofoco ni diafragma, o bien que lo usemos con cámaras analógicas antiguas de control manual.

Este objetivo está muy bien construido y da sensación de calidad en su manejo; el enfoque manual es muy suave al tacto y por ello muy preciso, como se merece la reducida profundidad de campo de f1.8 que permite. El anillo de diafragma manual es quizás un pelín duro de accionar como crítica menor, ya que no es de mucho uso con las cámaras actuales.

No es especialmente ligero como lo son otros objetivos con montura de plástico, pero aún así el peso es bastante contenido y mas comparado con zooms y otros objetivos con motor de autofoco. Montado en cualquier réflex no se deja notar, en parte también por su reducido tamaño que hace que el centro de gravedad del equipo se quede siempre en el cuerpo de la cámara, incluso en el de las mas ligeras.

nitidez espectacular

Para mi gusto este es el punto fuerte de este 50mm f1.8. A esto parece contribuir el sencillo diseño del grupo de lentes de la óptica como focal fija. Los mas modernos 50mm f/1.8 D y G parecen tener la misma óptica pero con un recubrimiento especial que los deben hacer mas nítidos todavía, aunque esta prestación del modelo mas antiguo me parece extrema de por sí.

No he probado este 50mm en una cámara de 35mm full-frame pero se me antoja que no puede si no mejorar las prestaciones que se obtienen en una DX APS-C. Queda por ver la distorsión y la pérdida de nitidez en los bordes de las imágenes en una cámara FF, en la Nikon D80 veo las imágenes planísimas, no veo distorsión ni pérdida de resolución en las esquinas. Salvo si enfocamos en la distancia mas corta con aperturas amplias, a 45 cm, y fotografiamos un fondo perfectamente plano y perpendicular a la dirección del foco, notaremos el desenfoque de las esquinas; esto es por la reducida profundidad de campo y la diferencia de distancia del motivo en los extremos de la foto, y no por la óptica. Si cerramos dos o tres puntos el diafragma enfocamos también sin problemas los bordes del marco de la foto en las distancias cortas.

La difracción es mínima en aperturas cerradas. Tampoco sufre de aberraciones cromáticas, que están controladísimas y ayudan a que la nitidez de los motivos enfocados sea cuando menos sorprendente.

Si se usa la apertura máxima f1.8 en situaciones de alto contraste y en las distancias mas cortas los bordes del motivo se desenfocan -agradablemente y de forma efectista- sobre el fondo, pero curiosamente este desenfoque se corrije casi por completo en post-proceso digital con un filtro de enfoque fino. En la apertura F2 este efecto se desvanece y la nitidez se vuelve casi rabiosa en distancias cortas. En mi caso echo francamente de menos una cámara con mas resolución con este 50mm, tengo la sensación de que puede con mucho más que con un sensor de 10MP.

Desconozco si es debido a la calidad de la óptica o al sensor de la cámara que se use, pero el desenfoque que obtengo con los NEF (formato RAW Nikon) presenta un grano muy agradable, uniforme y extremadamente fino en las aperturas máximas, que por supuesto responde de forma impecable en el post-proceso digital si lo queremos suavizar. La calidad y la nitidez de las imágenes que se obtienen de esta óptica invitan a disparar en NEF-RAW, los JPGs, incluso en calidad máxima, desmerecen la calidad de las imágenes que se pueden obtener si hacemos uso de una lupa para examinarlas.

Huelga decir que a F/8 - F/11 las imágenes son endiablademente nítidas. Así da gusto. Me gusta mucho para paisajes, se obtienen imágenes espléndidas, a las que podemos subir la resolución digital hasta donde queramos sin perder los mas mínimos detalles de la vegetación o del horizonte. Pasar de F/11 a F/16 hasta F/22 nos hace perder detalle fino si usamos tubos de extensión o lo invertimos. Aún así se defiende bien en estos casos con sensor APS-C, comparado con otras ópticas réflex.



Enfoque

El anillo de enfoque manual es muy preciso, no tiene la calidad contundente de los antiguos Ai-s pero no falla en este apartado. Vamos a necesitar esa precisión en aperturas grandes en modo manual, y la tenemos en este 50mm, retratando personas o animales estáticos es menos errático el modo manual que el AF automático, y es fácil que entre F/1.8 y F/2.8 perdamos el foco del ojo y se nos vaya a la nariz, por ejemplo, con lo que perdemos el interés de la foto. En esas aperturas la distancia focal se mide en milímetros y en esto este objetivo permite hacer un buen trabajo, con muy buena sensación al tacto, el anillo no tiene ninguna holgura y se desliza muy suavemente sobre el barril.

El autofoco es bastante rápido y me parece silencioso, dando una vez mas sensación de calidad.

Aberraciones cromáticas y viñeteo

Este objetivo no invita a probar aperturas cerradas, no hacen demasiada falta, pero no veremos signos de aberraciones si no es forzándolo mucho. En fotos de luz solar fuerte y alto contraste podemos conseguir con esfuerzo unas pequeñas desviaciones de medio (1/2) pixel en los fondos contrastados de la vegetación con el cielo, a F/9 por ejemplo. Pero hay que usar lupa para verlo.

Lo que más me gusta es la fotografía de aproximación, este objetivo se porta escandalosamente bien en este apartado en todo tipo de aperturas. Se debe forzar hasta "quemar" la foto o enfocar una lámpara (encendida) para ver desviaciones cromáticas. Y, atención, usado con tubos de extensión ofrece imágenes, además de nítidas, con aberraciones muy pero que muy contenidas para lo que es normal en este uso.

Tiene un ligero viñeteo en aperturas grandes, no demasiado llamativo y bastante uniforme, y fácil de corregir.

Bokeh

Los diafragmas de nueve láminas tienen fama de conseguir mejor calidad de desenfoque, y más si tienen las palas redondeadas. Este objetivo cuenta con un diafragma de siete palas sin redondear, y tiene un desenfoque de locura, inconfundible, en cuanto a la cantidad por la gran apertura máxima F1.8, pero sobre todo por su calidad. Lo que a mi entender viene a desmentir esa supuesta implicación del dibujo de las aristas del diafragma, y nos lleva a pensar que definitivamente la construcción óptica es en gran parte responsable de la calidad del efecto.

Los mejores desenfoques se consiguen en las distancias mas cortas de enfoque con los fondos mas alejados. Pues bien, en un uso extremo casi "macro" en aperturas máximas, el bokeh de este objetivo es incalificable de lo bueno, dejémoslo en genial. Con un desenfoque fuerte solemos buscar hacer desaparecer el fondo para realzar el sujeto, pero este objetivo abre nuevas posibilidades, es capaz de convertir el desenfoque en co-protagonista de la toma. Dejo muestras a continuación para entenderlo mejor.


Mis mejores fotos con este objetivo

Este objetivo es destacable para fotografías de alta resolución o para desenfoques extremos. Un punto a tener muy en cuenta es su reducido tamaño y su peso contenido, lo que lo hace casi imprescindible y finalmente insustituible en los desplazamientos y en cualquier tipo de situación fotográfica. Para componer imágenes efectistas de calidad es único, podemos casi "pintar" los fondos de las fotos seleccionando una u otra apertura.

Si buscas calidad y prestaciones no puedes dejar de hacerte con un 50mm 1.8, o si vas bien de presupuesto no dudes en pensar en el 50mm 1.4. Y mas sabiendo que son las ópticas mas accesibles de precio, ya que no necesitan sistemas de reducción de vibración ni añadidos, tienen una construcción óptica sencilla y no disponen de mecanismo de zoom. Son tan rápidas que sirven para disparar a pulso con poca luz, y los efectos de desenfoque en aperturas grandes son geniales. Si te gusta la fotografía creativa y se te queda corto este 50mm, antes de hacerte con un zoom prueba otras focales fijas de grandes aperturas, de 35mm en angular o 85mm, la práctica de fotografiar se hace mas divertida y estimulante.

Nikkor AF 50mm f/1.8

especificaciones técnicas

Sistema de lentes: 6 elementos en 5 grupos
Angulo de visión 46º
Nº de aspas del diafragma 7
Apertura máxima f1.8
Apertura mínima f22
Distancia mínima de enfoque 45 cm
Tamaño de rosca para filtros 52 mm
Aumento máximo 1:6.6
Dimensiones min. (diámetro x largo) 63.5 x 39 mm (medidas de fábrica)
Peso 155 g.

Esta versión se dejó de producir en el año 2001. Precio de 2ª mano usado: entre 70 y 100 euros. Nuevas versiones: Nikkor 50mm f/1.8D y 50mm f/1.8G.


f
otos y opinión por ©2012 Juan Gaston Alonso para masternautas.com