objetivos: Nikkor 28-70mm 3.5-4.5 AF


montado en una Nikon D200

Todo terreno Nikon 28-70mm 3.5-4.5

He aquí un zoom de entrada de los pasados años 90. Práctico, ligero, muy bien construido y con una calidad de imagen muy buena, un magnífico todo-terreno de angular a tele moderado. Esta es la primera versión de este modelo, que fue suplantado en 1992 por una versión "D" con un chip que proporciona información de distancia a la cámara. La versión D dejó de fabricarse en 1999.

Tuve a tiro uno de ocasión y no dudé en echarle el guante. Merece la pena ver qué ofrecen estos productos ya legendarios, y compararlos con los que se fabrican ahora. Está probado en esta reseña en tres cámaras DX de seis y doce megapixels, aunque rinde también al máximo en cámaras full frame y película, para lo que está originalmente diseñado.


Nikkor made in Japan.

construcción y prestaciones

Este modelo es de construcción y materiales parecidos al más tardío Nikkor AF 28-105mm 3.5-4.5 D, al Nikkor AF 35-80mm MKII y al Nikkor AF 35-70mm 1:3.3-4.5. No hay mucho que añadir, son ópticas perfectamente resueltas, de tamaño y peso contenidos y muy ligeras y manejables en el caso de los 35-70mm, 35-80mm y 28-70mm. En definitiva una óptica de kit antigua, con mucha mas calidad de construcción que las de kit modernas, que permite AF con los cuerpos Nikon con motor de enfoque.

El cuerpo del objetivo es de un plástico duro y resistente, los acabados dan sensación de calidad. Se observan tres anillos, uno para el diafragmado manual, otro para hacer zoom y otro para enfocar. El anillo de enfoque es quizás un poco suave al tacto con un punto de holgura, aunque lo mas seguro es que no se le vaya a dar mucho uso. El zoom es preciso y bien balanceado en el recorrido. La montura es metálica.

La óptica frontal está bastante expuesta, parece claro que Nikon buscaba acortar el tamaño de este modelo y compactarlo de cara a su manejabilidad. Será conveniente usar un filtro protector para evitar arañazos en la superficie del cristal. El barril frontal gira durante el enfoque, con lo que se deberá ajustar los filtros polarizadores tras el foco, y el parasol HB-6 accesorio es de tubo, no de pétalo.

Un Nikkor de la saga del 35-70mm 3.3-4.5 y del 35-80mm 1:4-5.6, sencillos compactos y efectivos, sucedidos por el 28-105mm 3.5-4.5 D.

El auto-foco no es de los más rápidos, pero permite fotografía de acción sin problemas. El objetivo no es tampoco de los más luminosos, pero suficiente para permitir a la cámara acertar con el foco con rapidez y en condiciones de luz escasa en todas las focales.

En el barril se escala el rango de distancias de infinito a 0,5m, luego con un margen en color naranja con una "M" al final del recorrido, sin interrupcón en el plano de la mecánica. ¿Será M de "macro"? Se agradece que aparezca la palabra "macro", pero sea lo que sea esa "M" diremos que el foco mas cercano nos permite acercar la frontal del objetivo a unos 23cm del motivo, y enmarcar unos 21X14cm en cámaras de formato DX.

calidad de imagen

Llegamos al punto dulce de este objetivo. Si hay algo que tiene, es calidad de imagen por encima de todo, y en este apartado es donde este zoom "kitero" se gana al fotógrafo. Donde realmente importa, una vez superada la prueba de manejabilidad.

No es un zoom demasiado amplio, 2,3X, pero conviene remarcar que la distorsión está muy controlada en todas las focales. En una cámara DX la distorsión tanto en el extremo angular como a 70mm es poco acusada, lineal, muy contenida y fácil de corregir en postproceso, muy bien para arquitectura.


la distorsión del Nikkor 28-70mm a 28mm en el extremo angular, visible pero no compleja. En la imagen abajo derecha, corrección de distorsión +3 en Photoshop. Cámara Fujifilm S3.

 

Este modelo Nikkor 28-70mm 1:3.5-4.5 es de las primeras ópticas "de entrada" de Nikon en incorporar lentes con revestimientos asféricos, con lo que sobre el papel se minimizan las aberraciones cromáticas y las luces parásitas, y sobre el terreno se comprueba el efecto con agrado. La nitidez de las imágenes es notable y el contraste perfecto. El diafragma de nueve palas redondea los desenfoques, resultando imágenes de mucha calidad.

 

 

A falta de probarlo en una cámara FX para comprobar todo la extensión de fotograma que es capaz de ofrecer, me quedo también con las ganas de probarlo en una cámara con muchos megapixels "apretados" para comprobar la resolución de la óptica. Pero diré que con tubos de extensión ofrece muy buen rendimiento, no es nítido al extremo como un 50mm 1.8 fijo, pero el listón está alto. Seguramente este Nikkor 28-70mm 1:3.5-4.5 pueda de sobra con cámaras de mas de 20 y 30 megapixels.

conclusiones

Ligero y fácil de usar, con resultados de primera categoría. En una cámara DX va muy bien para callejear con poco peso, y me parece suficiente angular para fotografia ocasional, incluso en DX, sin distorsión ni aberraciones cromáticas y muy nítido. La pega es que las cámaras Nikon modernas “de kit” no incorporan motor de enfoque en el cuerpo, así que con estos modelos se deberá recurrir al enfoque manual. Pero si no es perfectamente usable en cámaras de segmento medio o profesional, con magníficos resultados.


Nikkor AF 28-70mm 3.5-4.5

Fabricado en Japón , entre 1991 y 1992
Segunda versión "D" entre 1992 y 1999

especificaciones técnicas

Sistema de lentes: 8 elementos en 7 grupos
Angulo de visión 74° - 34°20
Nº de aspas del diafragma 9, rectas
Aperturas máximas: f/3.5 - f/4.5 a mínimas: f/22 - f/29
Distancia mínima de enfoque 23cm aprox a la frontal de la lente
Factor macro máximo: 1:6.2/1:4.6
Giro de enfoque frontal de 35cm a infinito: 130º aprox
Tamaño de rosca para filtros 52mm
Dimensiones min. (diám. x largo) 67mm x 71mm aprox.
Peso 355 g. aprox.
Accesorio: parasol HB-6

Precio de 2ª mano usado en buen estado: entre 50 y 100 euros

fotos y textos por ©2016 Juan Gaston Alonso para masternautas.com