objetivos: Cosina AF 28-105mm 1:2.8-3.8


Cosina AF 28-105mm 1:2.8-3.8 montado en la Fujifilm S3 Pro. La mayoría de fotos de esta reseña hechas con esta cámara.

luminosidad y resolución versus construcción

Este fabricante de objetivos y cámaras se ganó su nombre por construir -con diseño propio- cámaras analógicas en el siglo pasado, y luego manufacturar diseños de cámaras y objetivos de otras grandes marcas. Los objetivos réflex fabricados con la etiqueta Cosina no gozan de gran aceptación por parte del mercado, aunque algunos modelos concretos puedan merecer la pena, como éste reseñado. El tiempo pone las cosas en su sitio, y si estos productos se ven devaluados en cuestión de precio por la etiqueta se acaban convirtiendo en opciones asequibles y recomendables a la hora de disparar, que es lo que verdaderamente importa. Este modelo y diseño de Cosina se puede encontrar etiquetado con otras marcas, como Phoenix, creo que Vivitar también y alguna más.


apertura "mágica" de f2.8 para la focal angular de 28mm, y no menos buena de f3.8 para el extremo de 105mm

Sin llegar a la cuasi-excelencia que algunas páginas web dedicadas a las reseñas fotográficas atribuyen a este Cosina AF 28-105mm 2.8-3.8, y olvidando la imagen de la marca, creo que una vez montado en una cámara este modelo presenta cualidades mas que aceptables para realizar fotografías de calidad. Es luminoso, tiene resolución y un AF tremendamente rápido, con lo que va a resolver muchas situaciones. Se gana la etiqueta de todoterreno con mayúsculas. Los peros los vemos mas adelante, si el fotógrafo sabe sortearlos le podrá sacar mucho o muchísimo partido a esta óptica.


En primer lugar tengo que decir que soy feliz poseedor de un Nikkor 28-105mm, y que puestos a comparar estos zooms de mismas focales, éstos son radicalmente distintos. El Nikkor hace gala de una construcción legendaria y de una función "semi-macro" de muchísima utilidad, dos virtudes que este Cosina ignora por completo, luciendo otras virtudes como la luminosidad y usabilidad en aperturas grandes de las que el Nikkor carece.

construcción

Este apartado es el que suspende este Cosina, mucho plástico para resumir. Aunque van finos y sin holguras, los anillos de enfoque y diafragmado manual dan sensación de frágilidad comparado con diseños metálicos. El zoom está bien resuelto de manejo, es un push-pull con buena progresión. Aunque en la unidad probada va suelto, imposible dejarlo fijo en un trípode sin estar perfectamente horizontal. Otro pero es el enfoque, que no es interno, hace girar el extremo del objetivo, rebotando un poco en los extremos en operaciones AF, se nota una pequeña sacudida. Esa pequeña sacudida en el Cosina no inspira desconfianza tampoco, como la que he notado en el Nikon 28-80mm AF-D que parece (literal, da un poco de miedo) que va a descuajeringar el equipo... El Cosina aguanta bien, pero se nota, y no debería, aunque vaya sobrado de plástico.

Uno de los puntos flacos de este modelo de zoom es su distancia mínima de enfoque, que no baja de 1,5m. Esto no permite aproximaciones "macro", solo llega a un factor de ampliación de 1:12, nos obliga a coger distancia lo que puede limitar su uso en interiores angostos también. La cuestión de no poder trabajar con poco espacio no se puede solventar, pero sí el tema "macro", este Cosina admite muy bien el uso con tubos de extensión, un complemento que le va bien como se ve mas adelante.


el Cosina con tubos de extensión, facilidad de manejo y buena-muy buena calidad de imagen

Dichos los defectos, que tienen su importancia, vamos con las virtudes. El peso del objetivo es contenido, para sus focales de zoom, tamaño y apertura, y tiene montura metálica, lo que lo convierte en muy manejable para ser un zoom luminoso. El zoom alarga la óptica 3cm si lo extendemos a 105mm y el foco menos de 1cm a la mínima distancia, lo que es aceptable, aunque sobre todo al hacer zoom estaremos generando una -pequeña- corriente de aire dentro del cuerpo de la cámara. El autofoco es rapidísimo en AF, cubre de forma instantánea todas las distancias en unos 70º de giro del elemento frontal, cuyo generoso tamaño de 72mm ayuda a la buena resolución general de la óptica.


en la imagen, a 105mm f/3.8 sacando partido de los 12mp de la Fujifilm S3 Pro, pero el Cosina empieza a rendir bien para paisajes a partir de 28mm y f2.8

calidad de imagen

En fotografía lo que importa al final son los resultados, este 28-105mm no defrauda en absoluto. Sin embargo hay varias cuestiones que sortear en este Cosina, la primera son los reflejos y flares. No parece una óptica tratada para la prevención de estos efectos y le tenemos que sumar su gran cristal frontal (con 72mm de rosca de filtros), con lo que muchas veces el parasol es "a todas luces" insuficiente, y vemos los reflejos o los velos claramente por el visor antes de tomar la foto. Remedio casero, la mano puede servir de visera; como el objetivo no pesa demasiado y es rápido a la hora de obturar, es una operación factible. También es poco recomendable el uso de filtro protector en condiciones de mucha luz, que puede añadir destellos y velos indeseados por su gran tamaño. El parasol está diseñado para la focal menor, de 28mm, y para el extremo 105mm se convierte en un auténtico florero, mas decorativo que otra cosa. Es casi mejor quitarlo para tomas tele, y en angulares tampoco sirve de mucho.


El Cosina es un buen retratero, con buena luminosidad a 105mm y nítido en foco

Tiene -la unidad reseñada- una leve distorsión esférica en una de las cuatro esquinas de los márgenes del fotograma en formato DX, imagino que se hará mas visible en FX-35mm. No es muy acusada y va de 28mm a 35mm, luego desaparece. Se arregla un poco cerrando diafragmas pero no del todo, aunque no es preocupante y solo visible a nivel de pixels. Lo habitual en la mayoría de zooms de focales angulares.


frontal del Cosina con parasol "florero"

A partir de aquí empieza lo bueno, la óptica es luminosa y entra bastante luz en esas focales angulares como para usarlo en condiciones lumínicas desfavorables. En las aperturas grandes tenemos además poca distorsión y buena resolución, con lo que se consiguen buenas fotografías en estas condiciones. Otras ópticas con aperturas f2.8 y tratamientos agresivos de los cristales no tienen tanta disposición, al no dejar pasar tanta luz y tener que obturar mas lento. El contraste en estas focales de este Cosina es bastante bueno, a todo esto.


a la izquierda, el generoso frontal del objetivo, al centro apertura de f2.8 y a la derecha apertura de f/22, con ocho palas
con tubos de extensión, sin forzar demasiado la focal, a f/8

El bokeh de este objetivo es muy bueno en el extremo tele de 105mm, libre de cromatismos y muy gradual. A 28mm en el extremo angular será difícil sacarle partido al bokeh, que no es excesivo ni de tanta calidad, lo que también era de esperar en esta focal. Pero en general la óptica resuelve muy bien los cromatismos, cuestión que ayuda a resaltar la nitidez y la naturalidad de las tomas.


el Cosina, sin tubos ni aditivos a la distancia mínima de enfoque. 105mm, f3.8, 1/350s. La situación es antagónica a la mas favorable, un contraluz con potente luz solar frontal; a pesar de esta circunstancia se puede apreciar la calidad del bokeh y la práticamente total ausencia de aberraciones cromáticas. Calidad, pero todo hay que decirlo, en esta toma el fotógrafo (yo mismo) tuvo que usar la mano como parasol auxiliar para evitar un potente velo que se colaba en toda la fotografía, a pesar del enorme parasol del objetivo.

Por otra parte la resolución de este objetivo es de buena a muy buena, con lo que podemos hacer macros estupendos con tubos de extensión. Y al usar con tubos la sección central de la óptica estamos aprovechando al máximo la buena disposición de estos cristales. El resultado son imágenes muy limpias de artefactos y con un alto nivel de detalle, si conseguimos disparar con la cámara en buenas situaciones de estabilidad, claro.


imagen con tubos de extensión, sin forzar la focal. Todo bien, color, contraste, definición y bokeh.

conclusiones

Esta óptica dependerá mucho del fotógrafo que la use; si es consciente de sus limitaciones y defectos podrá ensalzar sus virtudes, que son muchas. Si la construcción es de baja calidad se tendrá que tener especial cuidado en su manejo; si se expone a luces fuertes se tendrá que tener mas cuidado para evitar reflejos dentro del barril; y si se quiere pasar desapercibido a lo mejor conviene quitar el parasol-florero como mal menor, porque este Cosina 28-105mm es de generoso tamaño de por sí. Ahí está la labor del fotógrafo, no es una óptica perfecta en conjunto pero con el manejo adecuado las fotos serán de muchísima calidad.

En resumen se puede decir que su calidad de imagen supera con creces la calidad de construcción y las expectativas de su imagen de marca.


Cosina AF 28-105mm 1:2.8-3.8

Fabricado en Japón

especificaciones técnicas

Sistema de lentes: 15 elementos en 13 grupos
Nº de aspas del diafragma 8, rectas
Aperturas máximas: f/2.8 - f/3.8
Aperturas mínimas: f/32 - f/38
Distancia mínima de enfoque 150cm aprox
Giro de enfoque frontal de 150cm a infinito: 70º aprox
Tamaño de rosca para filtros 72mm
Dimensiones min. (diámetro x largo) 65mm x 94mm
Dimensiones máx. (diámetro x largo) 76mm x 120mm
Peso 430 g. aprox.

Precio de 2ª mano usado en buen estado: unos 50 euros

fotos y textos por ©2014 Juan Gaston Alonso para masternautas.com